UNA NUEVA ETAPA (CCCXLVIII)

La pequeña Elisabeth lo pasó muy mal; tanto, que había decidido terminar con su vida. Y ahora, una vez muerta, había hecho revivir todos los fantasmas de mi chico. Acabé por pedirle perdón por mi reacción tan brusca; él, como era de esperar, hizo como si nada hubiera ocurrido. Sabía que no me culpaba por […]

Leer Más "UNA NUEVA ETAPA (CCCXLVIII)"

LA GRAN NOVELA

– ¿Qué hay, hermano? ¿Cómo va eso? – Bien. Ya casi lo tengo. – Perfecto. ¿Puedo echarle un vistazo? – Cómo no. Adelante. Alzando una pierna sobre la otra, con su robusta musculatura en una postura relajada, con la satisfacción del trabajo bien hecho, Zeus aguardaba el veredicto de Poseidón, que leía ávidamente las páginas […]

Leer Más "LA GRAN NOVELA"

UNA CIUDAD MUERTA

Nunca pensé que llegaría a vivir en una ciudad muerta; en una ciudad de dónde la vida ha huido espantada. Claro, que el término no es literal. Si lo fuera, no existiría ese pavor a los coches de policía; ese temor a ser amonestado y sancionado cada vez que uno sale de casa para hacer […]

Leer Más "UNA CIUDAD MUERTA"

MIEDO (II)

En los primeros días de cautiverio la situación era un poco más llevadera; los policías empezaban a patrullar las calles con una función disuasoria, para que la gente se replegara a sus casas y acatara la ley. Por entonces me aventuré por barrios cercanos; caminé tranquilamente en medio de la carretera. Y aquello se me […]

Leer Más "MIEDO (II)"

MIEDO (I)

Creo que hasta ahora no conocía el miedo. A lo más, había experimentado sensaciones remotamente parecidas, a las que en mi ignorancia había conferido dicho nombre. Es lo mismo que sucede con el hambre. Uno dice que tiene hambre porque nota un hueco en el estómago y necesita llenarlo con cualquier cosa; y a eso […]

Leer Más "MIEDO (I)"

RECUERDOS

*Reto de abril de Sadire, Emociones en 50 palabras: Cuántos momentos, cuán inolvidables recuerdos, cuánta pasión desbordada entre las sábanas. Nos amamos con la creencia de que aquello era eterno. Pero nos engañamos al cerrarnos a la realidad; el tiempo que todo lo destruye. Hoy la pasión se ha apagado; hoy no quedan más que […]

Leer Más "RECUERDOS"

APRENDER A ODIAR

Hacía tiempo que no lo veía; hacía tiempo que no oía su voz. Siempre le habían puesto nervioso sus gritos de lunático, su risa estúpida por la razón más absurda, su sonrisa de completo idiota, esos ojos que parecían extasiarse contemplando la nada. Definitivamente, no le caía bien; como tampoco le caía bien su esposa. […]

Leer Más "APRENDER A ODIAR"