UNA NUEVA ETAPA (CCCXLVIII)

La pequeña Elisabeth lo pasó muy mal; tanto, que había decidido terminar con su vida. Y ahora, una vez muerta, había hecho revivir todos los fantasmas de mi chico. Acabé por pedirle perdón por mi reacción tan brusca; él, como era de esperar, hizo como si nada hubiera ocurrido. Sabía que no me culpaba por […]

Leer Más "UNA NUEVA ETAPA (CCCXLVIII)"

SÓLO LA PUNTITA (VIII)

-¡Vamos, Adán, cariño! ¡¿Qué te cuesta!? -¡Me parece mentira que me pidas eso, Eva! ¡Soy tu marido! ¡¿Cómo me pides que coja también con otra!? -¡¿Pero Adán, cariño, ¿no lo entiendes!? ¡Si en el fondo te encanta! ¡Tú mismo me lo has dicho! ¡¿O no eras tú el que se quejaba cuando dejamos de tener […]

Leer Más "SÓLO LA PUNTITA (VIII)"

SÓLO LA PUNTITA (VII)

Adán regresó al interior de la cueva; caminaba torpemente y se tambaleaba, apoyándose en la pared. Su rostro reflejaba los efectos del narcótico, con las pupilas dilatadas y los párpados hinchados. Trabajosamente se abrió paso junto al fuego y se dejó caer. Con voz cansada dijo: -Bueno, Eva, yo ya hice lo que me dijiste. […]

Leer Más "SÓLO LA PUNTITA (VII)"

SÓLO LA PUNTITA (VI)

-Entonces, ¿qué tal la experiencia? ¿Me la recomiendas? -No sabría qué decirte; se pasa un poco mal, pero luego ves que ha valido la pena; que tienes a dos criaturas hermosas que te quieren. Y durante el embarazo no sangras; eso ya es un gran alivio. -Sí. Y después del embarazo no duermes. Y yo, […]

Leer Más "SÓLO LA PUNTITA (VI)"

CARTA A SALVADOR ALLENDE

*Carta presentada al primer reto de septiembre del grupo Artes literarias: Prosa y Poesía, de Andrea Gastellum/Mar Aranda: Hola, Salvador. ¡Cuánto tiempo ha pasado! Ya son cuarenta y ocho años desde que aquellos criminales devastaron Chile y lo hundieron en la más profunda de las miserias, llevándose las vidas de grandes personas, como Víctor Jara […]

Leer Más "CARTA A SALVADOR ALLENDE"

SÓLO LA PUNTITA (V)

-¡Cuánto tiempo! ¡Ya creía que no volvería a verte! ¡¿Pero qué estás haciendo aquí, en medio de este lugar, lejos de ese viejo asqueroso -preguntó con aire risueño. Entonces reparó en Eva, la miró de arriba abajo y continuó-!? ¡Ah! ¡Veo que el viejo por fin te dio una mujer a la que dominar! -¿Dominar? […]

Leer Más "SÓLO LA PUNTITA (V)"

SÓLO LA PUNTITA (IIII)

Los días siguientes se hicieron especialmente complicados para los padres primerizos, que no volvieron a conciliar un sueño tranquilo, despertados cada poco tiempo por uno de los gemelos, al oír al cual se sumaba el otro. La selva se convertía en un sinfín de berridos. Eva los tomaba con ternura entre sus brazos y los […]

Leer Más "SÓLO LA PUNTITA (IIII)"

SÓLO LA PUNTITA (III)

Pasaron los días, las semanas, los meses… Eva cada vez se mostraba menos locuaz y más osca con su compañero, que apenas la reconocía; se irritaba con una facilidad pasmosa, al tiempo que su vientre se hinchaba. Él la temía; no se atrevía a perturbar su silencio; esperaba que fuera ella la que tomara la […]

Leer Más "SÓLO LA PUNTITA (III)"

SÓLO LA PUNTITA (II)

-¡¿no me vas a dejar en paz!? ¡¿Vas a seguir insistiendo con el tema!? -¡Vamos, Adán! ¡¿Qué te cuesta!? -¡Eva, por favor! ¡Padre nos vigila! Puede que nos haya expulsado de su lado, pero ya sabes que él lo ve todo. -¿Y después de lo que nos ha hecho todavía te importa lo que opine […]

Leer Más "SÓLO LA PUNTITA (II)"

SÓLO LA PUNTITA

Cuenta la leyenda que, después de morder el fruto prohibido, irritado porque sus hijos hubieran perdido la inocencia y la ignorancia en que los había mantenido desde el primer día, como prueba de su amor infinito, decidió desterrarlos para siempre de su paraíso y privarles del don de la vida eterna; era tanto su amor […]

Leer Más "SÓLO LA PUNTITA"

EL (OTRO) PROCESO

* Había tenido un sueño ligero e intranquilo; el viento había soplado raudo y gélido durante toda la noche, aunque en esos momentos ya se había calmado, y no había asomo de la furia con la que había silvado. Joseph K, con el cuerpo cansado, se levantó y fue al salón a prepararse el desayuno. […]

Leer Más "EL (OTRO) PROCESO"