DESCRIBIENDO A LA MUJER IDEAL

Escrito presentado al evento Describiendo a la mujer ideal,

del Grupo Mundo Poesía Romance y Pasión.

DESCRIBIENDO A LA MUJER IDEAL

Por una vez los dioses olímpicos firmaron una tregua y envainaron sus espadas; cesaron los enfurecidos azotes de Poseidón en sus dominios oceánicos, y la sagaz Atenea asistió conciliadora junto a su padre a la asamblea de los inmortales. El soberbio Zeus dejó por unos instantes de atizar con su sangrante rayo el ancho cielo, y acudió a la reunión por él mismo convocada unos días antes. Fue ahí donde los olímpicos decidieron limar sus asperezas y aunar sus fuerzas para crear un ser tan bello como vos, mujer adorable, musa que guiás mi pluma, que inspirás mis letras. En vos se dan cita todas las virtudes, pues vos sos la hija predilecta de los dioses.

Jamás hubiera imaginado que alguien pudiera reunir las cualidades que vos poseés, ésas que a diario me deslumbran y me devuelven la fe en la vida, la esperanza perdida, que regresa de manos de tan encantadora mujer, excelsa sirena de grandes y hechizantes ojos pardos y mirada seductora, que me arranca soñadores suspiros cada vez que la contemplo; mujer maravillosa, que conseguís que me estremezca con la sensual sonrisa de tus ardientes y carnosos labios; con tu rostro sereno de piel dorada y sedosa, con esas suaves y tostadas mejillas; con esa larga y oscura melena de salvajes y rebeldes rizos. Embriagado por tan agradable delirio, me devolvés el sosiego cada vez que te observo.

Porque sos vos, mujer adorable, también bella en lo más profundo de tu espíritu, en ese corazón que a diario se desborda en un torrente de bondad y de ternura, de generosidad que fluye desde lo más hondo de tu alma en la forma de esas dulces palabras que con sagrada y fiel devoción escucho; de esos preciosos y románticos versos que incansable y codiciosamente leo. Los astros del lejano firmamento palidecen ante tu resplandeciente luz y la orgullosa luna se esconde pudorosa del fuego que irradias.

Si te quiero es porque sos sincera y directa, porque en vos no hay lugar para el rencor ni el odio; porque en tu mirada diáfana, en la sonrisa de tus pupilas, puedo leer el ser tan extraordinario que en vos se esconde. Ese ser que con su sola presencia espanta las tinieblas de mis días y ahuyenta mis lágrimas; ese ser que me ilumina, que con la dulce melodía de su voz hace que el sol vuelva a brillar en mi vida.

Porque vos, mujer inquieta y justa, habés conseguido reunir todas las virtudes de los inmortales y hacés que la ilusión renazca en mí; que por las mañanas me levante con tu recuerdo y que tu pensamiento me acompañe a lo largo de las horas; que te adore en silencio mientras calladamente te amo. Porque vos, mi querida sirena, extraordinario ser de leyenda, vos sos una mujer muy especial, dueña de mis suspiros y de mis anhelos, reina de todos mis deseos. Porque vos sos perfecta, mi deliciosa utopía. Porque vos sos la mujer ideal, la dueña de mi poesía.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad.

2 comentarios en “DESCRIBIENDO A LA MUJER IDEAL

Responder a Emafis Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s