TIEMPO DE ESPERA

Escrito presentado al evento El muro de tu silencio,

del grupo Libertad en éxtasis.

Los días transcurren lentos, las horas discurren con mortecina calma. Observo con impaciencia el paulatino recorrido de las mansas agujas en el viejo reloj de pared. Camino monótono y aburrido, eternamente repetido, sin destino, en esta continua sucesión de jornadas tediosas, vacías, privado de tu sagrada presencia. Mientras el tiempo huye inmisericorde, yo permanezco aquí, sentado en esta silla desvencijada frente a una mesa polvorienta, con un café que ya ha perdido su aroma, frío, desprovisto de ese sabor que tanto me embriaga, contemplando el muro blanquecino, desnudo, salvo por el pequeño amuleto de Cronos que pende de un clavo, absorto en mis recuerdos, en esa melódica voz que penetra delicadamente en mis oídos, en esa voz suave y relajante que me acaricia el alma cada vez que la escucho; en esa voz tan angelical que hace que reviva la llama en mí, que quiera volver a vivir, sólo por oír esos acordes que encienden el fuego de mi corazón y me iluminan con su ardiente resplandor.

Espero que caiga el muro de tu silencio para volver a escucharte; que todas estas horas vanas mueran con la llegada de la música celestial de tus labios, esos preciosos y sensuales labios de tu boca; esa boca que con pasión anhelo besar, esa boca de tiernas palabras, de hermosos versos donde se dibuja la belleza de tu alma. Esa alma que se esconde en tus pardas pupilas, esas pardas pupilas que hacen brillar las mías cuando en ellas clavas tu mirada felina, mujer sensible, incansable guerrera que a diario luchas contra los avatares de la vida, adorable sirena que con tu llegada le devolviste el sentido a mi existencia, bello ángel de larga y oscura melena de rebeldes rizos que me salvaste de mi lóbrego mundo de tinieblas.

Se ha precipitado la noche con extraordinaria rapidez. Negras nubes han cubierto el ancho cielo y han eclipsado al soberbio astro que, intimidado, ha retrocedido ante los espesos algodones que ahora copan el firmamento. Acaso han llegado para acompañar mi melancolía, estos pensamientos donde te guardo, cargados por el dolor que me provoca tu ausencia y el placer que siento al evocar tu recuerdo. Extraño sentimiento el que me asalta al rememorar tu imagen, al recordar tu dulce voz. Me visitan en mis sueños, esos sueños que dormido son tan reales, pero que con el cruel despertar desaparecen y me devuelven a la atroz realidad.

Ha empezado a llover. Las gotas se desprenden con fuerza de las nubes y se estrellan estrepitosamente contra la ventana. Ahora su susurro acompasado sustituye tu hechizante melodía y me acompaña en mi tensa espera, cuando mis ojos se humedecen y las lágrimas comienzan a deslizarse por mis mejillas, mientas sigo aguardando que se derrumbe el muro de tu silencio.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad.

2 comentarios en “TIEMPO DE ESPERA

  1. jeje. Muchas gracias, Bea. Me alegra que te haya gustado. Sí. Éste es melancólico, pero entre la angustia siempre hay algo de belleza, jeje.
    Ni qué decir tiene que me encanta leerte; tus poemas son exquisitos, y espero que sigas publicando pronto.
    Te devuelvo ese abrazo enorme.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s