BESOS PROLONGADOS

Un mordisquito suave, tímido, del labio que en la tenue y romántica penumbra del dormitorio, bajo la discreta luz amarillenta de una lámpara que dibuja en la pared sus siluetas como cómplices que viven y comparten tan mágico instante, tantea cuidadoso el sentir de otro labio, dubitativo a la espera de su respuesta, ansioso por ser correspondido. Pero tras unos segundos recula unos milímetros y aguarda impaciente el veredicto, ardiente la carne, deseosa por saciar su hambre voraz y de entregarse a la pasión desmesurada que nace de ese otro labio que, expectante, se deja hacer. Espera pasivamente que el primero vuelva a acecharlo, que enardecidamente lo acometa. Ahora se acerca más seguro, más decidido. El segundo consiente, acoge complacido el gesto y lo devuelve. Son breves, efímeros contactos, hasta que se sienten aceptados y entregan sus bocas enteras que, sedientas, se abrazan la una a la otra. Son prolongados y arrebatadores besos, acaso desesperados, como si cada uno de ellos fuera el último, codiciosos de esos profundos y dulces suspiros, de ese reconfortante calor que recorre los cuerpos. Es ahí donde, sedientas, se entrelazan las lenguas para saciar la sed que las abrasa y beber el elixir de la otra; para danzar pegadas los más melancólicos tangos, los más alegres boleros, las más sensuales rancheras, sintiendo a cada paso el galope desbocado de unos corazones que, desatados, laten cada vez con mayor fuerza, con mayor intensidad. Así, embravecidas, las bocas se devoran incansables durante tan eterno instante, unidas como una sola sin pensar en el mañana, temiendo el momento de despegarse como de la propia muerte se tratara. Son besos sinceros, besos inmortales; pues en cada uno de ellos está el elixir de la otra vida, de ese otro par de labios. En cada uno de ellos están todos los sentimientos de esos amantes que saborean esos besos prolongados.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad.

2 comentarios en “BESOS PROLONGADOS

  1. «Los amantes se miraban con tal intensidad que saltaban chispas a su alrededor, mientras la luna llena iluminaba sus rostros anhelantes de pasión desenfrenada…» wow 😍 me ha inspirado tanto frenesí! Muy bien descrito ❤

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s