EL EFECTO MARIPOSA

-Pareces un sapo cazando moscas. Si sigues así vas a alterar todo el ecosistema -Espetó Ernesto con un tono que difícilmente podía descifrarse; no podía saberse si había resentimiento o sarcasmo en su discurso. A juzgar por las palabras, debía interpretarlas como un comentario jocoso; pero su rostro concentrado y la monotonía mecánica con que había pronunciado la frase daba a pensar que exigía de su contacto una mayor energía de la que mostraba, como si le negara el derecho al cansancio-.

-Según la teoría del caos, la Primera Guerra Mundial se originó a consecuencia del aleteo de una mariposa, debido al cual la bala del terrorista bosnio impactó en el archiduque heredero de la corona austriaca -Fue la respuesta de Carlos, que procuraba no bajar la guardia ante posibles reproches. Pese a ello, no pudo evitar concluir la frase con un nuevo bostezo. Ernesto esbozó una sonrisa de satisfacción.

-Veo que a pesar del sueño te conservas ágil de mente.

-Es fácil cuando se trata de estos temas; de temas que te apasionan y que por ello dominas, porque los estudias con entusiasmo. Admito que la hipótesis del aleteo de la mariposa es absurda; pero, en cualquier caso, es paradigmática de lo que ocurre a otros niveles de la vida. Se trata de llevarlo todo a extremos, como bien sabes, para que la realidad sea más visible; como un telescopio que nos acerca los astros o un microscopio que nos aumenta vidas mucho más pequeñas de lo que nuestros imperfectos ojos podrían alcanzar a ver. A menudo me pregunto qué habría pasado si Haníbal hubiera tenido más arrojo y se hubiera lanzado sobre Roma, en vez de permanecer agazapado en Capua a la espera de que llegara su hermano. Sus fuerzas eran mayores, pero le pudo el respeto al imperio, y ésa fue su perdición. O si aquellos soldados lusitanos hubieran tenido una moral más recta y no se hubieran dejado sobornar para asesinar a Viriato. La historia está llena de pequeños acontecimientos que marcan la diferencia. ¿Y si la ambición y la vanidad de Napoleón no lo hubieran lanzado a la empresa suicida del invierno moscovita? Rusia fue su tumba, como también fue la de Hitler. Si los nazis no hubieran roto el Pacto Ribbentrop-Mólotov, quizá hoy todos seríamos rubios con los ojos azules y hablaríamos alemán. Y no hay que olvidar que Heisenberg pudo haber fabricado la bomba atómica antes que los estadounidenses, y no lo hizo por principios -Concluyó con los ojos entrecerrados y con las fauces muy abiertas, dando un nuevo mordisco al aire con desgana, como el silencioso rugido de un león al que le hubieran quitado la dentadura-.

-Ciertamente eres un romántico. Si el agotamiento hace que se te desate tanto la lengua y que empieces a elucubrar semejantes cuestiones, creo que voy a someterte a más privaciones de sueño -Comentó Ernesto con humor-.

-Es una mezcla de historia y de política; ambas disciplinas van siempre de la mano. Todo esto venía a raíz de la Primera Guerra Mundial. Fue el momento a partir del cual empezó a cambiar el mundo; el centro de gravedad se trasladaría de Europa a Estados Unidos -Cerró la frase con un nuevo mordisco-.

-Sí -condescendió Ernesto-, pero no has de olvidar que el asesinato del archiduque fue sólo un pretexto. Europa llevaba años en tensión; una tensión que venía de siglos. Era cuestión de tiempo que estallara la mecha. Podía haber sido en Marruecos, con un nuevo enfrentamiento entre Francia e Inglaterra, y quién sabe qué resultados habría tenido. Pero ahora, además, Alemania había surgido como imperio tras la batalla de Sedán y necesitaba su espacio geopolítico. Los bosnios no querían la guerra, y tampoco los austriacos, que estaban dispuestos a aceptar las indemnizaciones; eran un imperio en decadencia que se vio arrastrado por el ímpetu prusiano.

-Exacto -Convino Carlos con un nuevo bostezo-; y todo eso me entristece un poco. Ese imperio era toda una amalgama de culturas; Stefan Zweig lo define con amor en El mundo de ayer, su obra póstuma. Quizá sea demasiado utópico por mi parte, pero lo veo como un paraíso idílico. En cualquier caso, ¿podemos irnos ya? Estoy tan muerto que, si ahora los perros me pegaran un tiro, lo agradecería -Nuevo rugido silencioso.

-¿Qué pasa? ¿No dormiste bien?

-No. Es uno de mis defectos. Si no tengo una cama soy incapaz de dormir.

-Habérmelo dicho y te hubiera acostado con la mujer con cáncer; ella seguramente lo habría agradecido. El marido, además, tenía pinta de no dar más de sí.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

22-01-2017.

2 comentarios en “EL EFECTO MARIPOSA

  1. Magnífica anàlisi històrica! 👏👏 No sé com se’m va passar aquesta entrada!! 😒 Últimament, no arribo a tot…
    M”ha agradat molt, la teoria del caos y tot plegat, però vigila! Que la història principal gairebé no avança 😉 jajaja 😅
    Una abraçada, Javi!

    Le gusta a 1 persona

    1. Moltes gràcies, Lidia! Quan m’explicaren la hipòtesi del vol de la papallona, quasi em dóna un atac de risa, però és molt interessant.
      En quant a la història… Estic atascat. jajaja.
      Una abraçada ben forta, Lidia!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s