UNA GRAN AVENTURA (XVI). LÁGRIMAS DE MAR

El martes fue el día más triste y melancólico de mi visita tinerfeña. Desayuné junto a mis amigos en riguroso silencio, conmocionado por la idea de tener que abandonarlos en breves horas. Hicieron algún comentario para animarme, pero lo cierto es que entonces nada podía sacarme del ensimismamiento en que me hallaba postrado, cuando sólo un estrecho lapso me separaba de la ejecución de mi sentencia.

Tal como habíamos hecho durante la semana anterior, tras el desayuno nos separamos. Regresé al hotel, me di una ducha y desalojé la habitación. Por suerte, pude dejar la maleta en un cuartito de recepción e irme a dar un último paseo por Santa Cruz, para seguir alimentando mis nostalgias y mis recuerdos. Me hacía  mucha ilusión volver al parque García Sanabria, a donde me llevara mi amiga el primer día, para cerrar mi visita a la isla con una especie de quiasmo; regresar a aquel lugar mágico que me había deslumbrado la primera vez. A decir verdad, la tarde anterior mi amiga me había sugerido que fuera ahí a escribir, mientras ellos estaban ausentes, pero no me había atrevido; no había querido renunciar a las comodidades del hotel; a tener una cama y una máquina de café por si se me antojaban. Ahora me arrepentía de mi pereza, y quería hacer aquella visita.

Disponía de unas dos horas. Mi móvil tenía el teclado inutilizable, como ya dije, pero podía hacer fotos. Cargué con él y tomé todas las que pude, desde diversos ángulos. Entonces me censuré por no haber ido la tarde anterior. Aquello era precioso, y era inmenso. No sabía si me daría tiempo a verlo todo, ni si mi retina alcanzaría a grabar todo aquel paraíso; ni tan sólo si esas fotos serían aprovechables, o si se perderían con un móvil que no parecía tener arreglo; pero debía intentarlo. Iba contrarreloj. Creo que los lugareños y los demás turistas se quedarían sorprendidos al ver a un tipo que parecía correr de un lado para otro del parque y tomar fotos como si fuera un experto periodista; a alguien realizando algún estudio de botánica, o un policía de paisano explorando el terreno.

La comida fue un poco más animada que el desayuno, pero aquello no podía durar; cada vez me sentía más afligido. Las manecillas del reloj corrían presurosas; los segundos se sucedían uno tras otro, y en grandes grupos espoleaban a los minutos.

Finalmente bajamos al coche y nos dirigimos hacia el sur. Seguía cerrándose el círculo; ya no faltaba apenas nada. Deshicimos el camino recorrido once días antes, entonces de madrugada. Ahora tenía la oportunidad de disfrutar del paisaje, que en su momento la opaca oscuridad me había vedado, pero mi mente estaba ya en otra parte. Me quedaba menos de una hora con mis amigos, y ello me hundía. Como un niño, pronto me dejé llevar por las emociones; las lágrimas me bañaban las mejillas y me quejaba con silenciosos gemidos mientras me acercaba a la inapelable ejecución. Allá esperaba la cámara de gas que asfixiaría los pulmones, la silla eléctrica que abrasaría todo el cuerpo, la soga que ahogaría la garganta y coagularía la sangre tras deslizarse la rampa. Mi amiga me hablaba, y ni recuerdo las veces que la abracé aquella tarde antes de separarnos. Fue un momento muy doloroso. Al final recuperé el sosiego, ya dentro del aeropuerto, a la espera de que saliera el vuelo.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

04-04-2017.

2 comentarios en “UNA GRAN AVENTURA (XVI). LÁGRIMAS DE MAR

  1. Si només penses en el dia que marxaràs, mai disfrutaràs del viatge. Has de viure l’ARA. Com diuen els hawaian: el passat no es pot canviar, el futur l’estàs construint ara, per tant, centrat en el present” (és alguna cosa així si no recordo malament). Bona nit, Javi! 😊

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s