PALABRAS INOLVIDABLES

Aquellas palabras acudían con regular frecuencia a su mente y lo torturaban como una cruel condena. No recordaba exactamente el día en que las conoció por vez primera; cuándo esos labios las pronunciaran. Aquella voz, una voz que entonces desconocía, pero que se le había quedado grabada en la memoria, las había dicho con absoluta indiferencia, con la firme seguridad de que caerían en el olvido, como tantas otras sentencias que cotidianamente se dictan y al segundo quedan enterradas bajo el peso de nuevas ideas, que se superponen a las anteriores sin dejar rastro de ellas. No tenía el menor asomo de sospecha de la grave influencia que en lo sucesivo iban a tener aquellas breves cláusulas; cómo iban a reproducirse en su interior con una frecuencia cada vez mayor; cómo iban a acudir para perturbar su calma, para destruir la endeble paz de su espíritu y arrojarlo a continuas y desasosegadas cavilaciones.

Aquella tarde paseaba por la orilla del mar, adormecido por el suave murmullo de las olas, que a escasos metros de él se alzaban majestuosas con aquel fugaz grito de soberbia, poco antes de morir a sus pies. Se hundía con esas húmedas caricias que le producían un suave cosquilleo en las plantas, antes de continuar un camino que no tenía otro destino que esperar a que terminara de caer la tarde y sobreviniera la noche. En agudo contraste con sus lentos y vacilantes pasos y rompiendo el silencio de sus pensamientos, decenas de niños alborotaban y le cruzaban, forzándole en ocasiones a hacer un movimiento brusco para no tropezar con alguna de aquellas felices criaturas

A ratos clavaba su mirada en el horizonte, allá donde se besan el cielo y el océano; sus acarameladas pupilas oteaban la infinita línea con una expresión plagada de nostalgia y de tristeza, mientras empezaban a anegarse de las mismas amargas lágrimas de que debían de estar hechas aquellas aguas. El firmamento ensangrentado participaba de aquel lacerante dolor que por instantes lo embargaba; de aquel sentimiento de muerte, como de llagas ulceradas, que la paulatina oscuridad contribuía a traerle, como el ocaso de otra jornada. Era así cómo, imperceptiblemente, se escapaban sus días, viviendo de recuerdos, atrapado por remordimientos, incapaz de olvidar y volver a empezar.

Unas pocas gaviotas sobrevolaban, acechantes, el firmamento; algunas aterrizaban sobre la arena; otras se zambullían decididas en el mar. Él seguía caminando. A su alrededor las voces ya habían callado; las nerviosas carreras de niños y adolescentes habían cesado; las risas y los gritos habían enmudecido. Pero en su mente seguían resonando aquellas inolvidables palabras.

Versión definitiva. Escrito presentado al torneo  Nomenclatura Literaria, del grupo

LAS LETRAS DEL MUNDO UNIDAS. Pseudónimo asignado: Criptón. Límite: 200 palabras.

Tema: Olvido:

Aquellas palabras acudían con regular frecuencia a su mente y lo torturaban como una cruel condena. No recordaba exactamente el día en que las conoció por vez primera; cuándo esos labios las pronunciaran. Aquella voz, una voz que entonces desconocía, las había dicho con absoluta indiferencia, con la firme seguridad de que caerían en el olvido, como tantas otras sentencias que cotidianamente se dictan y al segundo quedan enterradas bajo el peso de nuevas ideas, que se superponen a las anteriores sin dejar rastro de ellas.

Paseaba por la orilla del mar, adormecido por el suave murmullo de las olas, que se alzaban majestuosas con aquel fugaz grito de soberbia, poco antes de morir a sus pies. Recorría un camino que no tenía otro destino que esperar a que terminara de caer la tarde y sobreviniera la noche. Los niños alborotaban y se le cruzaban. Él clavaba su mirada en el horizonte, allá donde se besan el cielo y el océano; oteaba la infinita línea con expresión de nostalgia y tristeza, a la par que el firmamento ensangrentado participaba de aquel lacerante dolor que por instantes lo embargaba. Mientras tanto, en su mente resonando aquellas inolvidables palabras.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

10-07-2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s