UNA NUEVA ETAPA (XXIII)

Nos levantamos hacia las 13:00, en mi caso sin haber pegado ojo y con visibles signos de agotamiento. Nos despedimos de un modo formal, sin ningún sentimentalismo; sin siquiera acordar una fecha para una próxima cita. Obviamente, quería volver a ver a Luis, como él a mí, a tenor de sus palabras; pero, ni él dijo nada al respecto, ni yo me atreví a formular la ansiada pregunta.

Entré en casa una hora más tarde, con unas ojeras que no extrañaron a mis padres, acostumbrados ya a mis excesos cada vez que salía, pero que no por ello dejaban de preocuparles.

Creo que alguien no ha dormido bien esta noche, dijo mi hermana, con una sonrisa picarona y cómplice que solíamos emplear ambas cada vez que la otra salía y se desmelenaba. Yo callaba, con los párpados caídos y somnolienta. Mi rostro indicaba las pocas ganas que tenía de hablar. No traté en ningún momento de sacarla de su error; prefería que creyeran que había participado en una bacanal antes que decirles que había estado en el infierno y me había enrollado con el diablo. Eso sí que les habría preocupado; habrían creído que consumía drogas; y mi madre, con su extremado celo protector, me habría llevado a una clínica de desintoxicación sin escucharme y sin hacerme prueba alguna.

Después de una rápida ducha, me acosté y dormí un par de horas para tratar de recuperarme. Cuando me desperté a las 199, fui a la cocina a investigar qué había en la alacena y en los armarios, pues no había comido nada en todo el día; y eso, unido a la falta de sueño, me tenía medio muerta.

Regresé a mi habitación con una bandeja sobre la cual portaba un café con leche, tostadas, mermelada y un paquete de galletas entero. Lo dejé sobre la mesa y me giré para cerrar la puerta, pero no era necesario; mi hermana me había seguido y ahora se disponía a interrogarme, como teníamos por costumbre. Se sentó sobre la cama y me miró con chispas de emoción en los ojos, con una sonrisa que al punto se me representó de lo más estúpida. Aquella expresión, que habría aprobado en una niña que esperara un regalo, me parecía completamente ilógica en una mujer de veinte años. Me miraba cándidamente y batía palmas como una colegiala.

Ahora que lo pienso fríamente, no sé por qué entonces se me hizo tan antipática. Las dos solíamos actuar así; aquella vez no había nada anormal. Sin duda el problema era mío; era yo quien estaba extremadamente sensible. Me encontraba a la defensiva, a la espera del primer pretexto para saltar. Sentía, además, que el tono dulzón y alegre que solía emplear mi hermana conmigo me chirriaba; aquella voz agradable y risueña se tornaba en aflautada y ridícula. Iba a tener que hacer un notable esfuerzo por aplacar su curiosidad sin que me estallaran los nervios.

Ya le había hablado con anterioridad acerca de Luis y de sus excentricidades; le había dado tales noticias sobre mi acompañante, que ella misma había parecido más emocionada que yo antes de la cita. Y es que nuestras vidas se compartían y se compenetraban de tal modo, que parecía que cada una viviera, además de la suya, la de la otra. Y ahora ella aguardaba, con ansiedad mórbida, el relato de una noche loca para gozar con su fantasía.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

02-11-2017.

Anuncios

2 comentarios en “UNA NUEVA ETAPA (XXIII)

  1. ¿Què et semblaría intercambiar les edats de les germanes? És una proposta, només. Té més sentit que la germana petita interrogui a la gran que no a la inversa jajaja
    M’està agradant el relat, però a veure per on va ara, estic expectant a la continuació i espero que no vagis a lo fàcil jajajaja
    Una abraçada ben forta, Javia. Bona nit 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s