UNA NUEVA ETAPA (XXVII)

Por aquellos días se trababa en mí una lucha entre la idea de vivir por los demás o abandonarme. Esta segunda opción era la que tenía aterrorizada a mi madre, que veía con pena cómo me consumía. En un intento por ayudarme y hacerme olvidar mis males empezó a encomendarme tareas de poca importancia, y me encargó la compra semanal, para que saliera de casa y me diera el aire. Aquello me hizo algún bien; volví a sentir de lleno sobre mi piel blanquecina los rayos del sol; y las voces y las risas ajenas me contagiaban parte del entusiasmo de cuantos me rodeaban. Además, colaboraba en las tareas domésticas, que era algo que siempre se me había reprochado y que ahora, debido a mi situación, enmendaba.

Pero, aunque no estuviera enclaustrada, en mi interior seguía desatándose aquel combate. Todo me parecía decadente; me sentía absorbida por una idea de nihilismo que me generaba vértigo y me consumía. No acababa de encontrarle sentido a nada.

Una mañana en el escaparate de un estanco cuando regresaba a casa. Después de dudar unos minutos, decidí gastar las sobras de la compra en una cajetilla de tabaco. Cosa insólita en mí, que nunca había consumido; pero que ahora, angustiada por mis problemas existenciales, me atraía como atrae el precipicio al suicida.

Aquella tarde atranqué la puerta de mi habitación como otras veces, pero ahora con más motivo, por aquel pequeño gesto que habría alarmado aún más a mi familia si me hubieran visto encendiendo mi primer cigarrillo. En cualquier caso, sabía que iban a enterarse; el aliento, el color de los dientes, las yemas de los dedos… Todo ello tarde o temprano me delataría. Pero tampoco había que esperar mucho, pues aquella primera calada me hizo soltar tan fuertes tosidos, que creo que todos se darían cuenta de que algo anormal pasaba en mi laboratorio.

Sin embargo, nada de ello me detuvo. Me producía una especie de macabro regocijo pensar que estaba atentando contra mi propia vida; que tal vez no tendría que iniciar la Universidad y sacrificarme por nadie. Era una especie de desprecio hacia la vida, hacia el mundo, hacia todos; como si les culpara por mi situación y quisiera castigarles con mi muerte. Por más que supiera que ello era absurdo e irracional, mi instinto de thanatos me hacía sonreír cuando me asomaba al precipicio. Lo hacía con una sonrisa que, más que sonrisa, era una mueca macabra, pero donde se traslucía mi propio dolor. Sabía que con aquella acción torturaba y dañaba a mis pulmones, pero sentía una especie de maligno placer; era como tener poder sobre algo, aunque fuera por crueldad de destruir, como hacía Yisus con nosotros, y aunque aquí la víctima fuera yo misma.

Cuando más a gusto me sentía era al caer la noche. Entonces me quedaba a oscuras sentada en la cama, mirando la débil luz que se filtraba por la ventana, procedente de los otros pisos; y con cada calada, un punto rojizo, una tenue llama, alumbraba mi estancia; el humo ascendía hasta mis ojos, ya debilitados y violáceos, con las cuencas ahuecadas por la languidez de una piel que se aproximaba al hueso, y de mis pupilas brotaban algunas frías lágrimas, molestas por el tabaco y azotadas a su vez por la melancolía y por la tristeza que inevitablemente me provocaba despedirme de la vida.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

06-12-2017.

Anuncios

4 comentarios en “UNA NUEVA ETAPA (XXVII)

    1. jeje. Moltes gràcies pel comentari, Lídia. Vull que sàpies que, tot i que no t’ho paregui, m’apunto totes les teves crítiques per fer posteriors modificacions, però de moment prefereixo tractar de desenvolupar la història.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s