UNA NUEVA ETAPA (XXXVII)

El caso es que, cuando regresé a casa, mis padres se quedaron sorprendidos de ver que había recuperado el buen color de cara y la lozanía que echaran en falta cuando me marché, dejándoles bastante preocupados, a decir verdad. En lo que no pude complacerles fue en participar en la mesa con aquella locuacidad tan mía; con mi humor irónico, que tan a menudo me había llevado a clavar el aguijón donde nadie se lo esperaba y a amenizar con mi socarronería todas las tertulias. Me gustaba ser la voz cantante y tirar de la lengua a unos y a otros; les preguntaba cómo les iba y tomaba sus respuestas como punto de partida para charlas interminables; aprovechaba las anécdotas más inocentes para soltar mis ocurrencias, y la risa se esparcía entre los presentes como el fuego entre la pólvora.

Pero aquel año los papeles se habían cambiado; yo me había tornado taciturna y circunspecta, y era preciso que me arrancaran las palabras con una espátula. Al principio creyeron que estaba enferma, o simplemente que me encontraba débil; pero pasaron los días, y no recuperaba mi modo de ser natural.

-¿Qué tal la Universidad, Laura? ¿Qué tal la nueva experiencia?

Fue mi tío Jaime, hermano de mi madre, quien así trató de aplacar mi mutismo. Era muy risueño; celebraba siempre mis chistes con unas sonoras carcajadas que se oían por toda la casa. Siempre me había hecho gracia su cara redonda y rosada, el reflejo de la bondad misma.

-Bien, gracias.

Sí, lo sé. Fue una respuesta muy seca; pero me cansan las preguntas típicas, y más si no soy yo quien las hace. Podría haber sido más explícita y más cordial, pero me costaba.

-¿Bien sólo? ¿Qué respuesta es esa? Cambiaste de opción a última hora y cogiste una muy interesante, pero nos dejaste a todos desconcertados.

-Ya. Un cambio de planes; pero no me arrepiento de mi elección. Me interesa mucho, sobre todo la rama de criminología; los perfiles de los asesinos en serie, los casos históricos, como el hijo de Sam, son apasionantes. Es muy curioso ver cómo funcionan esas cabezas y cómo se las ingenian para tratar de eludir sus condenas. Parecen un pequeño reflejo del mundo.

Esperé que se diera por satisfecho con mi respuesta; me había extendido un poco en mi respuesta para no dejarle con un monosílabo y resarcirle de mi contestación anterior.

-¡Vaya! ¡La niña os ha salido curiosa! -Exclamó mi tío con sorna, mirando a mis padres.- ¿Y qué te gustaría hacer cuando terminaras? ¿Dedicarte a la abogacía, preparar judicaturas y enchironar a medio país, cazar criminales…?

-No lo sé todavía, tío -Dije, con cierta desgana-. Acabo de empezar; dame un respiro. Parece que quieras que planifique mi vida hasta el día de mi entierro.

-Jeje. Esa salida ha sido buena. Perdona, hija. Es que te veo más callada que otras veces.

-Desde que empezó el verano está así; habla muy poco -Intervino mi madre-. Ya apenas sale.

-Es la edad. Ahora siente que ya es adulta; el hecho de empezar la Universidad ha colmado cierta gravedad sobre ella; se siente más responsable.

-No creo que sea eso. Este verano estuvo muy deprimida y nos asustamos mucho…

Mi madre seguía hablando y me taladraba el cerebro. Me incomodaba que me mencionara como si yo no estuviera delante; tener que escuchar esas palabras lastimeras, esos juicios de consolación. Era como si fuera digna de lástima, como si estuviera perdida para el mundo. Tal vez exageraba, pero era una actitud que se me hacía insoportable. Bajé la mirada al plato mientras una expresión sombría recorría mi rostro; me levanté y cogí mis cosas para retirarme. Mi madre, que se había vuelto hacia mi tío, se giró al oír el ruido de la silla. En cuanto me vio de pie, me preguntó intranquila:

-Nena, ¿qué ocurre?

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

18-12-2017.

Anuncios

3 comentarios en “UNA NUEVA ETAPA (XXXVII)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s