UNA NUEVA ETAPA (LXXVIII)

El piso donde se alojaba Luis estaba ubicado en pleno centro; era espacioso, con dos habitaciones pequeñas que daban a un patio interior y la habitación de matrimonio, que, como el comedor, comunicaba con la calle. Y, por si fuera poco, aquel tipo vivía solo. Me pareció increíble que un simple estudiante universitario tuviera para sí solo un piso en pleno centro.

-¿Y esto te lo pagan tus padres? Debe de costarles una fortuna.

-Cariño, ya que tomo un cuerpo humano, al menos debía elegir una familia con una situación económica desahogada.

-Ya veo. Vistes camisetas deportivas con desenfado y defiendes ideas progresistas, pero vives como un privilegiado. Viva la coherencia.

-Me gusta tener mis comodidades, mas ello no quiere decir que renuncie a apoyar las causas que considero justas; de ello te he dado pruebas a gran escala, cuando te mencioné mi oposición a mi hermano.

-Ya. Entonces, ¿qué? ¿Al final te decidiste por una carrera?

-Sí; después de mucho pensar, opté por medicina. Es una disciplina curiosa; es la eterna lucha del ser humano por desafiar las reglas de la naturaleza y aferrarse desesperadamente a la vida; un intento vano por mantener unida el alma al cuerpo; una lucha absurda contra la muerte, pues ésta no tiene prisa; tarde o temprano caza a su presa, por más resistencia que ésta quiera oponer. Es como codiciar la vida eterna de la divinidad; perseguir un sueño imposible, con la conciencia de que lo es, mas a pesar de ello insiste en esforzarse en un juego perdido de antemano, quizá para mantener viva la ilusión de que algún día saldrá victorioso del dramático trance. Quien no conoce la eternidad la codicia, como si fuera algo sagrado; mas, pregunto, ¿qué haría el ser humano si todo el tiempo le perteneciera; si no hubiera de temer ya la denostada parca? Siempre ansioso de vida, si obtuviera la inmortalidad, acabaría clamando por las tenebrosas y turbulentas aguas de Caronte.

-Te veo muy filosófico. ¿Es todo palabrería, o hay también algo de nostalgia?

-Te aconsejo que no conozcas la respuesta. Sólo ten en cuenta que la vida es intrascendente; que no merece la pena tratar de aferrarse a ella.

-¡¿Pero qué os pasa a todos con el tema!? ¡Si te oyera Gabriel, capaz sería de cortarse las venas aquí mismo.

Me sentía un tanto sofocada por sus palabras. Si el pobre hubiera estado delante, aquel discurso hubiera dado fuerza a su tesis, a su depresión. Me daba la impresión de que lo mejor que podía hacer era tenerlos lo más separados posible.

-Tranquila; no temas. Sé lo que ha pasado ese chico; y comprendo que mis palabras harían un efecto muy impactante en su ánimo; es débil como una pluma. Has de tener mucho cuidado con él.

-Eso ya lo sé.

Me sorprendió su actitud comprensiva y transigente; esa bondad hacia alguien a quien en principio no conocía y que, para colmo, podía ser su rival; y lo era. De hecho, prefería a Gabriel por su naturaleza humilde y modesta; por ese tacto con que siempre me trataba. Luis era muy seguro, pero su figura se me presentaba arrogante y antipática; y mi presencia ahí, en su casa, empezó a parecerme un gran error; uno de tantos, a que ya estaba tan acostumbrada.

De repente me asaltó la suspicacia de que aquello no fuera más que una argucia para acabar con aquél que tan merecida como desinteresadamente se había conquistado; o para, si no lo eliminaba, tratar de hacer que desmereciera a mis ojos. Esta idea se apoderó de mí y me hizo ponerme a la defensiva, insegura de las verdaderas intenciones de Luis.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

07-02-2018.

Anuncios

5 comentarios en “UNA NUEVA ETAPA (LXXVIII)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s