UNA NUEVA ETAPA (CVII)

CUADERNO DE GABRIEL:

LA ÚLTIMA CENA

(Ejercicio propuesto por Alejandro González Forester)

La efusividad con que Nicole le había invitado a aquella cena lo había dejado desconcertado. Durante los dos años que llevaban de compañeros de trabajo nunca habían intercambiado más que alguna fórmula de cortesía; uno de los típicos saludos de compromiso, a veces esbozados con buenas dosis de cinismo y de hipocresía, ocultando unas rivalidades y unos odios encarnizados. 

Él procuraba esmerarse en galanteos, atraído por su sonrisa coqueta y por sus deslumbrantes ojos verdes; seducido por esas curvas de infarto que flanqueaban todo su cuerpo; embriagado por el perfume que emanaba su preciosa y oscura cabellera, que caía por su espalda con rebeldes y desafiantes rizos. Pero sus esfuerzos por derribar la muralla de sus sentimientos siempre se habían estrellado contra el poderoso muro de hormigón que ella alzaba, con la seguridad de una mujer que por su belleza y por sus cualidades podía aspirar a cuanto deseara, si sabía medir correctamente los tiempos. A las saetas que él le lanzaba respondía cortante, cuando no con desdén; con una mirada encendida por una llama que, más que responder a los caprichos de Eros, lo hacía acuciada por la ira.

Sin embargo, ella le había telefoneado. Al momento, gozoso, se dibujó en sus labios una sonrisa de triunfo, considerando que aquello que su flirteo no había conseguido, lo había obtenido merced a su ascenso. Su orgullo varonil se sentía satisfecho con lo que ya daba como una victoria indiscutible; como la humillación del vencido -La vencida, en este caso.-. 

Ya en casa de ella, ésta lo recibió con amabilidad suma, acompañada de cálidos besos. Lucía un vestido rojo intenso que le marcaba la figura, con un generoso escote, que ofrecía al visitante una panorámica de sus abultados senos que le electrizaba. Sus movimientos aparentaban descuido, indiferencia, acaso algún guiño velado a su huésped para dar salida posteriormente a su concupiscencia. Éste, por su parte, no apartaba sus pupilas de la anfitriona, más anhelante de los placeres de la carne que de rendir homenaje a Baco.

No obstante, ahí había unas normas, unos tiempos, un protocolo que habría de respetar antes de coronar la ansiada cima del placer. No le quedaba más remedio que refrenar sus impulsos; acallar con supremo esfuerzo a la bestia que gritaba desbocada en lo más hondo de sus entrañas con brutal furia, con bramidos de feroz rabia, ansiosa por quedar finalmente liberada.

Fueron a la cocina y él se acomodó en una silla mientras ella servía la cena. Le escanciaba el vino al tiempo que él contemplaba la colección de cuchillos que decoraba la encimera; dibujaban una escalera descendente, con sus afilados filos. Junto a la entrada había un armario empotrado cerrado con llave; era de hermosa madera de roble, aunque presentaba algunos desperfectos, acaso fruto del paso del tiempo, como unas pocas tiras que se desprendían y algunos cortes.

Brindaron y bebieron de sus copas antes de pasar a los platos; ella rellenaba los vasos con presteza, más aún el de él, que veía en la sagrada bebida los preliminares de aquel momento que desde hacía dos años tanto había codiciado. Mas él no pudo terminar aquel suculento banquete. A mitad de la cena empezó a sentirse mareado; y a los pocos minutos se desplomó sobre el plato. Entonces ella se levantó y acercó a la mesa la colección de cuchillos. Tras ello, abrió la alacena y extrajo de la misma una motosierra. Iba a preparar la comida para la siguiente semana. Nadie descubriría lo sucedido; el puesto volvería a estar vacante.

11-03-2018/13-03-2018.

6 comentarios en “UNA NUEVA ETAPA (CVII)

      1. Bueno, de moment has introduït un nou personatge de forma molt original, a través d’uns relats que escriu Gabi al seu diari. Pot semblar que són ficticis, però pel que em dius, podrien ser part de la història més endavant… mmm interessant!!

        Le gusta a 1 persona

Responder a Javi Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s