UNA NUEVA ETAPA (CXXV)

Mi madre se desquitó de la zozobra que antes le había embargado por el comportamiento de mi hermana en cuanto oyó la buena noticia. Era un recurso típico entre nosotras; primero le hacíamos rabiar un poco y luego le decíamos algo que le aliviaba el sofoco. Entonces sus mejillas recobraban el color natural y los ojos se le abrían desmesuradamente.

Pero lo que aquella mañana hizo mi hermana fue una traición en toda regla. Si mi madre se sentía feliz por ver que su hija había recuperado la cordura y la sonrisa, saber que había conocido un chico normal, a alguien que no es sólo un polvo aislado, la llenó de júbilo. Los papeles se trocaron repentinamente: mi madre estaba ahora muy feliz; no dejaba de hacerme preguntas sobre Gabi y de pedirme que lo llevara pronto a casa; que tenía muchas ganas de conocerlo. Siempre con su sobreprotección, no se cansaba de vernos crecer; parecía que cada día cumpliéramos quince años para ella; o cinco. Seguíamos siendo niñas a sus ojos. A todo esto, mi hermana, regodeándose de mi azoramiento, seguía partiéndose la caja. Aquélla me la guardaba. Más tarde, cuando regresé a mi cuarto, me acompañó con su malvada sonrisa

-¡Yo te mato -Le dije, con una mezcla de rabia y de humor.-! ¡Serás cabrona!

-¡Ye, tía!, ¿Qué pasa? ¡Tomatelo con humor! ¡Ya ves que mamá está encantada!

-Ya; demasiado. No ha dejado de bombardearme. Y tú, tan a gusto.

-Sí; era divertido verte acalorada. Y di, ¿cuándo me lo presentas?

-¿Tú también? No empieces. Ahora está en el pueblo; no vamos a vernos hasta que acabe el verano.

-¿Tres meses sin veros?

-Bueno, esta tarde nos haremos una videollamada; pero de cuerpo presente nada hasta que empiecen las clases.

-¿Me lo presentas esta tarde?

-¡Sara, no empieces a agobiarme! ¡Déjame que hable tranquila! Si surge y él está de acuerdo, te llamo para que te pongas delante de la cámara y le saludas, pero no seas coñazo. Con mamá ya tengo suficiente.

Mi hermana me dio un beso y salió de la habitación batiendo palmas, emocionada por aquella media promesa, desmintiendo con su comportamiento la edad que ponía en su dni.

Después de comer me retiré a descansar un poco, pendiente siempre de que no se me pasara la hora. A las 17:45 cerré con pestillo la puerta, para evitar que nadie me molestara, y encendí el portátil. Diez minutos después recibí la videollamada de Gabi.

-Hola cariño.

-Hola, tesoro. ¿Cómo estás? ¿Ya estás hablando con ella? Déjame verla; quiero conocerla. Mamá, por favor, no te metas.

Una voz estridente, más propia de una gallina a la que estuvieran asfixiando que de un ser humano, procedía de la otra parte. Gabi se giró para tratar de frenar a la inmensa mole que se le venía encima, pero se le hizo imposible. Al cabo de unos segundos, una señora ya entrada en años, con el pelo teñido de rojo, todo ensortijado, copaba la pantalla, como si fuera ella quien tuviera la relación conmigo. Me sentí tasada, examinada, cuestionada. Mas comprendía que aquello había escapado a la voluntad de Gabi; que, tan emocionado por haberme conocido a mí como yo por haberlo conocido a él, había comentado la noticia en casa; y que entonces su madre, tan protectora como la mía, quería saber quién era la buscona que había cazado a su niño. Imaginé lo embarazoso que se le haría al pobre Gabi, como también se me hacía a mí. Entonces pensé que, si algún día perdía la cabeza y decidía ser madre, daría entera libertad a mis hijos para que se equivocaran. En cuanto a aquella amable mujer, me esforcé por mostrarle una bonita sonrisa, pero que en realidad era muy forzada.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

08-04-2018.

Anuncios

2 comentarios en “UNA NUEVA ETAPA (CXXV)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s