UNA NUEVA ETAPA (CLII)

Lo que más me incomodó de aquella situación, no puedo negarlo, fue el espectáculo que había armado delante de Gabi. Que en su primera noche me viera así de alterada, con un estado de nervios tan agitado, era algo nuevo para él. Cuando el problema de los libros, en el momento de contárselo me encontraba algo más calmada; había tenido parte de arrojar parte de la lava que, incandescente, se movía en mis entrañas. Pero ahora el volcán había entrado en erupción; él había estado presente y había asistido en directo al tétrico espectáculo. En lo más alto de mi fervor, Sara me había advertido de ello, pero la había ignorado, ansiosa por saber lo que sucedía, rabiosa por su mentira e indignada por esa actitud defensiva, con la que pretendía amedrentarme.

Al retirarme, sin embargo, a medida que se me enfriaba el ánimo, ya en la cama, con la luz apagada, mientras esperaba a que el sueño acabara de cerrarme los párpados, pensaba en que los había dejado solos en la sala. Seguramente mi hermana aprovecharía mi ausencia para hacerle algunas preguntas, para saber si mi comportamiento le parecía racional, y de un modo capcioso influir sobre él.

Pero no. Luego me decía que eso no podía ocurrir; que mi hermana nunca haría eso, porque sabría que Gabi me contaría cuanto hablaran; para eso éramos pareja, entre otras cosas. Y, además, éramos hermanas. No tenía sentido que quisiera hacerme daño.

Al final, el peso del agotamiento que llevaba encima y todas las emociones hizo su efecto, y me quedé profundamente dormida. Entonces se comprobó cuál era la magnitud de mi cansancio. No me desperté hasta la una y media; y ello porque Gabi entró en la habitación después de dar dos golpecitos suaves en la puerta con los nudillos. Me dio los buenos días con ternura y noté el calor de su aliento segundos antes de que sus labios besaran los míos; y me ayudó a revivir de aquel sueño que yo, perezosa, aún me negaba a abandonar, apretando con los brazos la almohada contra la cabeza para impedir que la luz que invadía el dormitorio acabara de desvelarme.

Pero Gabi, que había sido enviado por mi madre, se mostraba implacable en su cometido por sacarme de la cama; y era lógico. Había dormido casi diez horas; todos iban a comer en breve; y yo ni tan sólo estaba en pie. No era sólo que me presentara a la comida sin desayunar, sino que aparecería legañosa y como recién salida de una película de terror si antes no ponía un poco en orden la salvaje maraña de mis pelos. Y, por último, sabía que Gabi quería hacer un buen papel ante su suegra. El hecho de que mi madre le hubiera enviado demostraba la rapidez con que se la había ganado. Pero es que no podía ser de otra manera; era un tipo de una bondad que hechizaba.

Y ahí estaba, tratándome casi como si fuera una niña malcriada y mimosa a quien se le hubieran pegado las sábanas. Con caricias y carantoñas hacía lo imposible por abrirme los ojos con la mayor sutileza y sacarme de la cama, mientras lo que yo quería era meterlo y sentir su cuerpo casi pegado al mío, a pesar del calor. Qué fácil habría sido todo de haber tenido nuestra propia casa y no hubiéramos tenido que plegarnos a estúpidos horarios y a normas absurdas.

Ya había dormido bastante; pero ahora quería pasar con él una hora, media siquiera, tumbados en la cama, mirándonos a los ojos y hablando, sin tener que ver a mi familia ni dar explicaciones a nadie por nada. Y, todavía con los últimos coletazos de mi resistencia, me susurraba cosas al oído y me provocaba una risa casi ahogada por la postura, que me impedía explanar un gozo que por segundos iba en aumento, hasta acabar de despertarme. Entonces mis labios buscaron con pasión los suyos.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

12-05-2018.

4 comentarios en “UNA NUEVA ETAPA (CLII)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s