LAS ARTES OSCURAS

AMARGOS RECUERDOS

Reto de noviembre de Lídia Castro: micro de cien palabras con la palabra gato)

Atrás quedaban aquellas caricias, aquellos besos, aquellas tiernas palabras. Todos aquellos sueños forjados hacía tanto tiempo se habían esfumado raudos; habían volado con las alas de la eternidad para perderse en el vacío.

Cuando recordaba tan hermosos momentos como habían compartido, cuando su lozanía juvenil les llevaba a envanecerse, creyendo que la muerte les respetaría, no podía evitar que se le empañara el rostro en lágrimas.

Ahora, sentado frente a la tumba donde yacían los restos de su amada, acariciaba el lomo de ese gato solitario, apiadado por la desdicha del pobre anciano que se ahogaba con su llanto.
LAS ARTES OSCURAS

(Basado en el reto de cien palabras de Lídia Castro)

La vida había dejado de ser fácil para ellas; ya no era ese lugar apacible donde por tantos siglos habían morado junto a simples seres mortales. Su naturaleza, su origen divino; esos conocimientos ancestrales que les habían proporcionado el arte de la magia, les habían permitido convivir durante muchas centurias con los meros humanos, agradecidos ellos por el buen uso y la ayuda que recibían por el dominio de la brujería.

Pero surgieron los celos, las envidias, el miedo a aquella fuerza desconocida; nació el odio, patrocinado por una comunidad ambiciosa de gloria, ansiosa por dominar el mundo a toda costa; y fue entonces cuando empezaron las persecuciones. Se les tachó de ser emisarias del mal, de oponerse al verbo divino; de ser un peligro para la salvación de sus almas. Al principio ellas se defendieron con palabras; pero los ataques fueron tan encarnizados y persistentes, que muchas de ellas pagaron la locura ajena con su vida. Sus hermanas las veían retorcerse de dolor, cruelmente abrasadas por el fuego, emitiendo gritos que clamaban piedad; pero sus verdugos permanecían impasibles, contemplando con el ceño fruncido cómo aquellas pobres mujeres perecían carbonizadas, sin que a sus ojos acudiera la mínima lágrima, la menor señal de remordimiento.

Fue así cómo las brujas tuvieron que escapar a aquella tierra ignota para los pérfidos mortales, separada de sus dominios por aquella frontera invisible a los humanos ojos, trazada por la mano de los dioses. Ahí, recluidas junto a los magos, se entregarían a la práctica de lo que los ignorantes en adelante calificarían como artes oscuras, aunque en su ejercicio la luz fuera un elemento fundamental.

Pero la mayoría no se resignaba a perder el contacto con aquel mundo que habían conocido. Era por ello que a menudo cruzaban la frontera sin ser vistos, bajo la protección de un hechizo que ocultara su forma primitiva, aquélla que para los salvajes había quedado proscrita, y se paseaban por unas horas por sus calles. A veces se cruzaban con el asesino de un familiar o de un ser querido; y entonces debían hacer un gran esfuerzo para no violentarse y que su gesto no revelara su auténtica naturaleza.

El gato se había convertido en su animal de compañía; él era quien encarnaba su astucia, su independencia, e incluso su orgullo y su soberbia, por regresar a aquella tierra que quería exterminarlas y desafiar a sus opresores. Cuando alguien veía los ojos de un gato en medio de la noche, brillantes, atentos, a veces amenazantes, no caía en que en la mayoría de las ocasiones era el alma de una hechicera la que lo habitaba; que ellas, que a lo largo de generaciones habían poblado esas tierras, no olvidaban; que ahí estaban sus más bellos recuerdos y sus más horribles afrentas.

Y así, sin que nadie se percatara de su presencia, con toda la eternidad por delante, cultivaban su ingenio y perfeccionaban los hechizos. Sin que nadie lo sospechara, creyéndolas extintas, preparaban su venganza.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

06-11-2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s