PLACER EFÍMERO

 Reto de Lídia Castro: relato de cien palabras que transcurre en un observatorio:

Negro. Espeso. Amargo. Necesitaba aquel sabor puro e intenso; sentir cómo el café le quemaba la garganta. Él, mientras tanto, con el reconfortante calor que le embargaba, se recostaba en el mullido sillón del observatorio para dar un descanso a su vista y fijaba en el cielo su mirada desnuda, sin filtros ni ayudas, y contemplaba el cosmos bajo la relajante brisa. Ahí su imaginación era libre; vagaba con todas las historias que había leído; con los dioses olímpicos que moraban en las alturas, con su orgullo y su soberbia. Y él, con el café humeante, se sentía eterno

 

Basado en el reto de Lídia Castro:

Una noche cálida, con la suave brisa del trópico, le anunciaba una jornada placentera, relajante. Sería una madrugada como otra cualquiera; se sentaría a observar el cielo durante unas cuantas horas, en espera de que algún cometa se le presentara como algún misterioso presagio; como el anuncio de una desmesurada dicha o de una terrible catástrofe. Y entonces se retiraría, para tratar de d3escifrar en su soledad el mensaje oculto del astro fugitivo.

Pero no. Esta idea sólo se mostraba a su mente como una posibilidad muy remota. Seguramente aquella noche pasaría lo mismo que en todas las demás. No había motivo para que se rompiera la norma y se alterara la monotonía; para que la deslumbrara una imagen inesperada. Ahí, en el cosmos, no hallaría más que los huéspedes ya conocidos; y entonces no le quedaría otro remedio que entregarse a la imaginación y a sus recuerdos de lecturas pasadas; y así ver a través de la presencia de sus sueños la presencia de dioses míticos y de fuerzas extrañas, que a su vez acaso le estuvieran mirando con desprecio.

Se sentó y con ambas manos asió la taza. No tenía prisa. Ya tendría tiempo de separar las pestañas. En esos momentos sólo quería sentir la caricia del aire en su rostro; cómo su oscura melena ondeaba, sacudida por el viento; cómo la embriagaba el delicioso aroma de aquel café negro, cargado, espeso, amargo. De niña ya le había enamorado el olor del café recién hecho; le gustaba rodear la taza con las manos y sentir el calor de ésta; beberlo a cortos sorbos, casi como si se quemara. Descendía por la garganta y le confería una sensación de plenitud, de vigor. Para ella era casi como un rito; lo tomaba con mucha calma, aunque se enfriara y perdiera el mágico sabor del primer instante.

El café, ahí en la madrugada, le hacía sentir que el mundo se empequeñecía ante ella; que nada le era imposible. Era su sangre, su vida, sus ancestros. Lo sorbía con los ojos cerrados y pensaba que todo era nimio, insignificante; que la propia existencia carecía de valor en medio de aquella miseria. Veía las generaciones pasadas, las guerras, las muertes… Se decía que su propia existencia era absurda; que el momento afordisíaco que gozaba en aquel sillón, escoltada por la legión de estrellas, moriría en apenas unas horas, del mismo modo que ella lo haría en un par de años; y era por ello que nada de cuanto le sucedía le importaba; porque todo era efímero. Porque todo era absurdo.

El final del café era el de su desasosiego. Dejaba la taza sobre la mesa y se levantaba con un movimiento mecánico. Se acercaba al telescopio y empezaba a otear el cosmos, ajena a las reflexiones que minutos antes habían despertado, aunque continuaran presentes. Y ahí, abstraída, casi con desgana, paseó la mirada por el cielo. Y entonces vio un cometa, en el instante que dura un parpadeo.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

03-12-2018.

Anuncios

6 comentarios en “PLACER EFÍMERO

    1. Moltes gracies, Lídia. Perdona, pero sempre necessito escriure relats llargs; per aixo aprofito els teus reptes per fer una altra versió mes extensa. Pero, com els teus reptes son de cent paraules, em sap greu ficar-los allí. Petons, Lídia.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s