LAS ARGUCIAS DEL IMPERIO (VIII)

Pero las incursiones del imperio en Asia, a decir verdad, se remontan a apenas cinco años después del fin de la II Guerra Mundial, cuando estalló la Guerra de Corea y el tío Sam intervino para apoyar al país del Sur. Fue aquélla la primera guerra que dio protagonismo internacional a la China comunista de Mao, que participó junto a la URSS en defensa de los intereses del Norte. La guerra no alteró las fronteras ni los sistemas políticos, pero mostró el pánico de los gringos a que el comunismo, sólidamente instalado en China y en la URSS, se propagara por toda Asia e hiciera peligrar su fuerza.

Sin apenas descanso, tras la Guerra de Corea estalló el conflicto en Indochina, donde los rebeldes separatistas se alzaron contra el gobierno francés, que, debilitado tras la contienda mundial, se veía incapacitado para repeler los ataques. Fue esto lo que le llevó a solicitar la intervención yanki, algo que el tío Sam consideró nuevamente oportuno. El grupo secesionista, también simpatizante del comunismo, podía amenazar sus intereses en la zona; de modo que la intervención era una cuestión de Seguridad Nacional.

El resultado fue la guerra más larga en que se ha visto involucrado Estados Unidos, entre 1955 y 1975. con casi 60.000 muertos. Fue una guerra muy costosa, que desprestigió a la gran superpotencia dentro y fuera de sus fronteras. Lasprotestas internas se debieron al elevado coste de vidas humanas, muy por encima de lo que esperaba el orgullo patriótico; y las internacionales, fruto de las imágenes que mostraron los medios de comunicación, que dieron testimonio de los crueles métodos del imperio,que atacó objetivos civiles. Se hizo tristemente célebre la imagen de una niña corriendo desnuda, quemada por el estallido de una bomba de napalm.

Estos casos vuelven a dejar en evidencia la hipocresía y el cinismo del imperio, que pretende erigirse en salvador de la democracia, cuando sus intervenciones no buscan más que el propio beneficio, a menudo a costa de grandes masacres.

Otrp de los casos de doble moral se encuentra, cómo no, en Oriente Medio, donde Estados Unidos nunca ha intervenido para frenar el genocidio que Israel está llevando a cabo desde su nacimiento como Estado independiente frente al pueblo palestino. Y es que a los gringos no les interesa romper relaciones con los judíos; éstos tienen el poder económico del imperio; ocupan cargos relevantes en el gobierno; son quienes financian las campañas electorales y quienes controlan la seguridad nacional. Por eso Estados Unidos les da armas para que repriman a los palestinos y a otros pueblos árabes, como hizo ante el Líbano o Egipto. Cuando las protestas alrededor del mundo suben de tono a causa de imágenes que publica algún periodista díscolo, entonces se anuncia una cumbre entre el presidente gringo y el presidente judío con un dirigente palestino, como hizo en su día Bill Clinton, para acllar las protestas; pero, de repente, un atentado atribuido a grupos terroristas palestinos echa todo por tierra, justo cuando la paz era inminente. Los yankis se lavan las manos y dejan que los judíos, sus gendarmes en la zona, prosigan sus matanzas. Ahí no importa que Israel cierre el acceso de ayuda humanitaria. Eso no sale en las noticias.

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad.

11-02-2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s