UNA NUEVA ETAPA (CCCXIII)

CUADERNO DE GABRIEL

LA GRAN BATALLA (XXXII)

-¿Y bien? ¿Cómo fue todo? ¿Qué fue lo que viste?

-Turov estuvo muy hábil en el diálogo; muy persuasivo. Pero el erthiano… No sé. Me dejó confuso. Es un general joven, pero a la legua se le notan sus grandes aspiraciones.

Turov se marchó solo con su eqipo hasta la nave, acompañado por el de Erthos. Si en el trayecto hablaron algo relevante, eso se me escapa.

-Ya veo.

¿Así que de repente te has topado con tu propio reflejo?

-¿Cómo?

-No pongas esa cara de sorprendido. Ves al joven erthiano con admiración; no creas que no me doy cuenta. Ambos aspiráis a dominar; y, si triunfáis en vuestras respectivas tierras, en el futuro podríais acabar enfrentándoos. Lo que te reconcome en el fondo es que él ya ostenta un puesto de mayor importancia que el que tú tienes, un simple soldado raso; y por eso te abrasa la envidia. Pero lo que puede que no sepas es que tu anonimato juega en tu favor. En Erthos fuiste un espectador más; lo observaste sin ser observado. Tú sabes que él existe, cuáles son sus proyectos; él no sabe nada sobre ti. Esa ventaja podrías explotarla en el futuro.

-Es cierto. Pero, ¿por qué me dices esto? ¿Esperas algo a cambio?

-¡Qué pregunta! No seas ingenuo. Si me haces esa clase de preguntas, me defraudas; no encajan con el temperamento de alguien que aspira a dominar el planeta. ¿De verdad necesitas una respuesta? Trabajo para ti; y es obvio que espero algo a cambio. El qué es algo que me cobraré más adelante; aún no he decidido cuándo.

Ariadna y su antiguo subordinado, el joven soldado raso, mantenían esta conversación en el palacio que a ella le servía de residencia oficial. Se encontraban a solas, sin testigos. La oscuridad había empezado a esparcirse desde las primeras horas de la tarde para atenuar los deslumbrantes efectos de las blancas paredes. Ahí, sentados en la amplia sala, estudiaban los pasos que habían de seguir.

Bueno… Mientras decido mi deseo y cómo y cuándo me retribuyes, dime, ¿qué hay de los jefes de los siete Continentes? ¿Qué es lo que sabes sobre ellos? Necesito toda la información que tengas; saber cuál es su fuerza, cuál es el que cuenta con más apoyos.

-Me atrevería a decir que Riyan es la más fuerte. Es la presidenta de Sozusca, la región más poblada; tiene una economía sólida, y eso le permite gozar del apoyo popular. No es probable que haya disidencias en su ejército.

-Entiendo.

Hemos de convertir su fortaleza en debilidad. Si es la más peligrosa, conviene que sea la primera en caer, para así contar con la ayuda del resto de jefes. Confío en que puedas acercarte a Sacriĉ para influir en su decisión; luego él debería entablar contacto con los otros cinco. Obviamente, no todos le secundarán; al final se formarán dos bandos. Lo más importante es que en el de Sacriĉ contéis con un buen ejército; y, sobre todo, que cuando te acerques a él para informarle y aconsejarle lo hagas de una manera muy sutil. Si tiene la menor sospecha de ti; si descubre que planeas traicionarle, estás perdido. Y, naturalmente, no haré nada para salvarte si eso ocurre; eso me involucraría. Pero sé que sabrás actuar. No dejarás escapar la oportunidad de ponerte a la altura de tu rival erthiano.

 

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad,

06-03-2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s