EL REENCUENTRO (I)

Han pasado ya dos años desde la primera vez que pisé tierras tinerfeñas. Muchas cosas han sucedido desde entonces. En aquella ocasión viajé de madrugada; el vuelo se retrasó, y pasé más de una hora esperando en el aeropuerto, con unos nervios que me decoraban, más incluso que el hambre que sentía después de varias horas en ayunas. En cualquier caso, la ilusión por la aventura compensaba el mal trago. Era mi primer viaje fuera de la península, la primera vez que tomaba un avión; y lo hacía solo, además. Desde el principio lo había tenido como un reto. Sabía que era muy posible que me acobardara y me echara atrás;ése era uno de mis mayores defectos; el pánico me paralizaba. Por suerte, lo conseguí.

Cuando llegué, dos amigos me recogieron y me acompañaron a cenar antes de dejarme en el hotel. Era aquello el comienzo de una semana inolvidable, llena de momentos muy agradables que apenas pude inmortalizar más que en mi retina, tales como la plaza Weyler, donde se ubica el centro de la ciudad, y el parque García Sanabria, verdaderamente hermoso, y donde me encuentro ahora, algo antes de las 14 00, sentado en un banco de madera al sol, frente a una fuente que semeja un monolito, con aproximadamente cinco chorros en cada uno de sus cuatro costados. El sonido del agua al caer y mezclarse con ella misma me acompaña y me relaja, como lo hace el canto de los pájaros. Todo acá es vida; todo me hace gozar de una manera que no puede hacerlo mi ciudad, demasiado grande y ya demasiado vista.

¿Qué puedo decir de Tenerife? Debería tomarme mucho tiempo para organizar mis ideas. Es España, pero es otro mundo. No es Europa; es África. Es la capital de un archipiélago formado por siete islas, situadas frente al Sáhara, al cual están unidas bajo el mar. Hasta el siglo XIV, si no me equivoco, estuvieron pobladas por tribus de origen bereber, aunque no formaban una unidad política; de hecho, los habitantes de cada isla tenían un nombre distinto, a pesar de que hoy día a todos se les conoce con el nombre de guanches, la tribu que dominó en Tenerife, la isla más grande. En cada isla había un mencey, un rey bereber; y entre ellos la relación no siempre era cordial. De hecho, ésta es la temática de la leyenda de Gara y Jonay, una historia de origen guanche, en la que podría haberse basado Shakespeare, pues recuerda mucho a Romeo y Julieta. Es un drama romántico muy bello que refiere el amor prohibido entre el príncipe de Tenerife y la princesa de La Gomera, y como consecuencia del cual decidieron suicidarse, antes que vivir separados. Hoy día, en memoria de esa linda historia, hay un parque en La Gomera que lleva el nombre de Garajonay; y donde hay una estatua que simboliza su muerte, atravesados sus pechos por una estaca de doble punta.

Por desgracia, muy poco del mundo prehispano pervive a día de hoy; ni tan sólo vocabulario de su idioma. Después de un siglo de visitas y continuas escaramuzas, España hizo valer su superioridad.

A día de hoy, Tenerife es una ciudad europea, como lo son sus habitantes; se ha sumergido en el mundo occidental de pleno derecho. No obstante, su historia, su misterio, su vegetación salvaje, hacen que me resista a verla como el mundo que siempre he conocido, y me llevan a sentir un mayor aprecio por esta tierra tan fantástica. Por esta tierra de ensueño, hermana de América.

Autor: Javier García Sánchez,

Desde las tinieblas de mi soledad.

15/03/2019.

2 comentarios en “EL REENCUENTRO (I)

    1. Muchas gracias, Estrella. Espero que te gusten mis crónicas, aunque admito que son muy personales y llenas de nostalgia, pero trato de ponerles algo de humor.
      Espero que disfrutes de Tenerife tanto como yo. Ya intercambiaremos impresiones. Si necesitas hotel, el hotel Horizonte es muy barato, y está cerca del centro.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s