EL ÚLTIMO ELEMENTO

Reto de junio de 100 palabras de Lídia Castro. Palabras clave: solsticio de verano, sapo, carta:

En el solsticio de verano, cuando más longevo era el día y cuando más soberbio se mostraba el sublime astro, era cuando se reunían las tres arpías. Al filo de la medianoche, bajo la constelación de Orión, preparaban su brebaje; en una marmita de grandes dimensiones vertían los ingredientes para conjurar al sol durante los próximos seis meses. No importaba por qué medios se los hubieran proporcionado ni los daños que ocasionaran. Vísceras de centauro, sangre de unicornio y un sapo vivo arderían para atraer al invierno. Pero lo más complicado era el semen de un adolescente virgen.

 

Relato basado en el reto de Lídia Castro:

 Por fin había anochecido. El bosque callaba en aquella cálida madrugada, la víspera del solsticio de verano. Sólo en aquella época del año era cuando las tres arpías, ataviadas con andrajosas túnicas, culminaban un viaje iniciado seis meses atrás, cuando abandonaban su tierra en busca del otro hemisferio para sellar la misión que les encomendara millones de años antes el padre de los dioses. Vivían como simples ancianas, privadas del don de volar como castigo a los suyos por haberse conjurado con el apoyo de los titanes, que codiciaban el dominio del Olimpo; y, si ellas se salvaron de la expulsión al inframundo, fue únicamente por su temprana edad, que las hacía inocentes de toda relación. Mas no por ello habían podido eludir el destierro a una región igualmente inhóspita, como era el mundo sensible, y ser privadas de sus poderes. De sus pretéritos dones, únicamente el de la inmortalidad les había quedado.

 

Así, a medida que transcurrían los años, sus rostros y cuerpos acumulaban más y más arrugas. En su infinita memoria guardaban los recuerdos de tantísimas gentes; de tantísimas generaciones. Tiempo atrás habían tenido amistades sinceras; pero esas personas hacía ya mucho que habían muerto; y, si al principio la lozanía de su juventud, y aún la ternura y la compasión que inspiraba su avanzada edad, las hacía adorables a los ojos de los demás, llegó un momento en que se formó su leyenda. Ya poco importaba que perecieran generaciones enteras; en la memoria colectiva quedaba la imagen de las tres ancianas que desde tiempos remotos vivían en soledad, desafiando a las redes de la muerte. En el pueblo se corrió la voz de que tenían un pacto con el diablo; otros, llegando más lejos, sentenciaban que el diablo eran ellas.

 

Pronto tuvieron que ocultarse, y hasta migrar. No por inseguridad, puesto que su inmortalidad les aseguraba la vida; sino por tranquilidad, para no ser molestadas. Su única misión, aunque los humanos la ignoraran, era protegerlos, a pesar de que ellos quisieran aniquilarlas; y ellas, ancianas inmortales, pagaban con su único poder la condena por la iniquidad de sus ancestros.

 

Y aquella madrugada se encontraban en aquel bosque, reunidas bajo la constelación de Orión, rodeando una inmensa marmita, que ardía sobre cuatro robustos leños. Una de ellas removía lentamente el agua, donde se mezclaban hojas de laurel con vísceras de centauro, setas de cinco clases distintas, sangre de unicornio y un sapo que había sido arrojado en su interior con vida. Pero las ancianas estaban pensativas, sombrías. Sabían que aún les faltaba un ingresdiente, el más difícil de conseguir. No podrían conjurar al invierno; no podrían reducir la soberbia del gran astro, si antes del amanecer no conseguían el semen de un adolescente virgen. Habrían de exhibirse por las aldeas cercanas, una vez más con alguna complicada artimaña; , para secuestrar siquiera por unas horas a un joven. Seguramente serían perseguidas una vez más; una vez más volverían a arder en hogueras, ante las miradas impertérritas de los aldeanos. Sucumbirían para resurgir días después e iniciar de nuevo otro viaje, antes de volver a invocar a los astros, capturar a otro adolescente incauto y pagar con una muerte superflua la desgracia de una vida eterna.

reto-junio

 

Autor: Javier García Sánchez,

desde las tinieblas de mi soledad.

03-06-2019.

9 comentarios en “EL ÚLTIMO ELEMENTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s