SE CIERRA EL CÍRCULO

*Escrito presentado al reto de noviembre de Sadire Emociones en 50 palabras:

Había sido un vuelo muy largo; y ahora aún se encontraba un tanto aturdido. Le costaba creer que aquello fuera real; que se hubiera atrevido a realizar aquel sueño tan lejano y tan difícil. Pero ahí estaba, frente a la gran ciudad. En un rincón cercano, ella le esperaba.

Relato basado en el reto de Sadire:

Un vuelo de tantas horas lo había dejado agotado. Medio día encerrado en aquel avión. Tantas veces se lo había propuesto… Siempre se amedrentaba al pensar en aquello; en pasar tanto tiempo a tantos metros de altura, a merced de los elementos. ¿El vuelo sería apacible? Nadie le garantizaba que no fallaran los motores, o que hubiera suficiente gasolina. Si se daba algún imprevisto, no habría más remedio que aterrizar sobre el vasto océano que lo separaba de su destino.

Aterrizar sobre el océano. ¡Menudo sinsentido! La azafata les había advertido sobre las medidas de emergencia que tendrían que tomar en tal caso; de cómo usar la mascarilla de oxígeno y el chaleco salvavidas. Pero sabía lo nervioso que era; temía que le entrara el pánico y no saber reaccionar. O, aunque todo funcionara, caer al mar y permanecer a la espera de que los rescataran; y, cuando todo finalizara, salir de ahí todo empapado, quizá sin equipaje siquiera.

A pesar de sus miedos, sin embargo, el deseo le había impulsado a tomar aquel riesgo. Pero, si se había aventurado a un vuelo tan largo, no por ello había conseguido un descanso apacible. Sus nervios, extremadamente tensos desde la más tierna infancia, le habían impedido conciliar apenas el sueño.

En el aeropuerto se cruzó con centenares de personas. Provenían de diversos países, pero cuando les oía hablar casi siempre escuchaba su idioma. Era una sensación agradable. Otro acento, más melódico y cariñoso que el de su tierra; otro tono de piel, más oscuro. Sabía que había estado volando durante doce horas; que había cambiado de país y de Continente, incluso. Pero todo aquello le era tan familiar, que tenía la impresión de que no se hubiera movido de su patria. Aquel país, además, le había sido muy querido desde su niñez; había visto dibujos doblados con aquel acento; había estudiado que durante la guerra civil, aquél había sido el principal destino de los refugiados; el único país que los había acogido con los brazos abiertos y que se había burlado de las airadas protestas del nuevo dictador, enfermizamente sediento de sangre republicana. Y, de origen español, en aquella tierra, la primera del Nuevo Continente que sus antepasados descubrieron, florecieron muchas glorias que de otro modo se habrían marchitado.

Era algo muy curioso. Nunca había creído en la magia; rechazaba con energía todo lo que no tuviera una explicación lógica. Pero pensaba en todo aquello; en cómo desde pequeño México había estado presente en su vida. Era como una premonición; como si algo le hubiera estado buscando o preparando durante años; como si ésa fuera su auténtica patria.

Por suerte, todo había salido bien. Había recuperado su equipaje; y, ya con él, se disponía a salvar el breve trecho que le separaba de su objetivo. La inminente cercanía de su destino le ayudaba a olvidarse de su agotamiento; le confería nuevas fuerzas y aplacaba los miedos ante lo desconocido. En algún rincón de aquella magna urbe, ella aguardaba con impaciencia su llegada; él, ávido de besarla, ya no debía vacilar, una vez recorrido el tramo más difícil. Se cerraba el círculo de su vida; el México tantas veces soñado por fin aparecía. Y frente a él, imponente y magestuosa, se alzaba la gran Veracruz.

Autor: Javier García Sánchez,

Desde las tinieblas de mi soledad.

06/11/2019.

5 comentarios en “SE CIERRA EL CÍRCULO

      1. Jeje. Sí. Es el amor por una mujer que se encuentra en un lugar lejano; y eso hace que el sentimiento sea más intenso. Ahí reside el valor de Veracruz. Hay una especie de simbiosis entre la mujer y la ciudad.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s