EL CISNE ENCARNADO

*Relato presentado a reto de Lídia Castro, Escribir jugando, diciembre:

Desde niña se había sentido seducida por la música que oyera en los conciertos adonde acompañaba a sus padres; le encantaba verlos entre la orquesta, haciendo valer sus dotes. Pronto supo que su vida acabaría ligada a aquellos acordes, a aquel hermoso arte; aunque de una manera diferente a la de sus progenitores. Y es que, extasiada por aquellas melodías, ataviada con su vestido encarnado, en las noches ceñía su tiara y se sentía poseída, embriagada, entregada a la danza bajo el poder de las musas.

Escrito basado en el reto de Lídia Castro:

Desde temprana edad había escuchado aquella llamada; una llamada que le había llegado de la forma más dulce y hermosa que podía esperar: bajo la forma de aquellas melodías tan seductoras. Pocos la comprendían; y, de entre los niños de su edad, todos la tenían por una chica rara, que era incapaz de prestar atención cuando oía una pieza de Tchaikowsky, Beethoven, Mozart, Rachmaninov u otro genio de aquel noble arte. No entendían que fuera capaz de abstraerse de tal manera al escuchar aquellas melodías sin letra y que, en cambio, despreciara todo lo que tenía que ver con el rock, la música electrónica y cosas por el estilo. ¿Cómo iba a explicarles? No podrían haberlo entendido; no podían comprender toda la sensibilidad que se encerraba detrás de aquellos instrumentos de cuerda y viento; esas palabras que le llegaban con lenguaje criptado al alma y la enamoraban. Era algo que no se podía explicar; se debía sentir. Y, en cuanto a lo que ellos escuchan, ¿Cómo decirles que no era más que un aborto, un excremento? Automáticamente se habría ganado los odios de todos.

Por suerte, unos de los pocos que compartían su sentir eran sus padres; no en vano le habían inoculado la semilla de aquel sentimiento. Quizá no fuera un acto intencionado; quizá sólo la llevaban a sus conciertos para despertarle el aprecio por la música clásica y, como mucho, que se convirtiera en una violinista o una pianista de renombre internacional. Pero de ningún modo pudieron imaginar el enorme impacto que tendrían en su hija las constantes visitas a los diversos palcos; los escenarios con la orquesta; aquellos acordes que la embriagaban. Entonces supo que la música lo era todo para ella.

Al principio sólo ensayaba unos pasos en casa, calzada con sus finas medias. Sus padres la sorprendieron en el salón en varias ocasiones, danzando grácilmente al son de la música que brotaba del tocadiscos; y entonces, después de unas breves palabras con su retoña, decidieron apuntarla a clases de baile.

Pronto destacó. La maestra, una afamada bailarina, observó, con una admiración no exenta de envidia, los grandes progresos de su pupila. Ésta, por su parte, danzaba por la pista como si se hallara en su medio; como si hubiera sido tocada por esa gracia que raramente conceden los dioses. Con los ojos cerrados, olvidad de sí, poseída por una extraña fuerza, rendía el merecido tributo a los dioses que la dirigían.

En cuestión de pocos años pudo entregarse a aquello para lo que había sido elegida. Recorría el mundo y era objeto de todas las miradas; era alabada y adorada en los escenarios que pisaba; y, quienes de niños habían menospreciado su arte, no podían menos de reconocer la perfección, la elegancia de sus movimientos.

Con todo, ella no buscaba reconocimiento. Cuando se entregaba a la danza lo hacía por puro placer; por el deleite que le producían aquellas melodías. Cuando más gozaba, de hecho, era cuando bailaba exclusivamente para sí; cuando, en las noches de asueto, ceñía su tiara y vestía aquel hermoso vestido encarnado. Entonces, bajo el efecto de Tchaikowsky, recorría la pista hasta caer rendida, convertida en un flamante cisne rojo. A menudo la encontraban ahí, dormida, recobrando las fuerzas tras el encantamiento de la noche, hasta que su musa la volviera a poseer.

Autor: Javier García Sánchez,

Desde las tinieblas de mi soledad.

08/12/2019.

7 comentarios en “EL CISNE ENCARNADO

  1. Hola, Javi. M’agrada com has executat el teu relat, en base a la música d’aquests compositors importants, però al final, la vida porta a la teva protagonista a estar lligada al ball, tot i que amb la presència d’aquesta música inspiradora.
    Moltes gràcies per participar en el repte. Un abraçada 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s