EL BANQUETE

wp-15830690067837102379760304777548*Reto de marzo de Sadire, Emociones en 50 palabras:

El faro titilaba al compás de las estrellas; parpadeaba con epiléptico temblor en la noche oscura, envuelta en la feroz tormenta desatada. Con su luz todos creían arribar a buen puerto; pero ignoraban que aquél era el anuncio de su pérdida; que aquella noche sólo les aguardaba la muerte.

*Relato basado en el reto de Sadire:

Aquella noche el mar estaba embravecido por la feroz tormenta. Quienes habían salido a faenar luchaban con titánicos esfuerzos por mantener sus embarcaciones a salvo de las salvajes olas que las sacudían y bañaban. Una lucha encarnizada contra los elementos; contra esas aguas encolerizadas contra quienes osaban profanar sus dominios; contra quienes por milenios se habían creído dueños de un medio que no les pertenecía, sino que era propiedad de los dioses.

Ahí abajo habían establecido su morada las ninfas, a quienes las divinidades olímpicas cedieran su terreno, junto a otras maravillosas criaturas; las sirenas, principalmente. Éstas se sentían humilladas, resentidas, desde la afrenta del astuto Odiseo, quien había conseguido burlarlas gracias a las tretas que le enseñara la bella Calipso. Se hallaban al amparo de Poseidón, el señor de los mares, también molesto por la matanza del guerrero a su rebaño, ansioso por el desquite, después de que su hermano le prohibiera infligirle daño alguno al Laertíada.

Amenazadores rayos iluminaban el cielo y lo rasgaban; lo teñían de una luminosidad que cegaba a los navegantes que se atrevían a alzar la mirada. Mas, antes de perder la vista, acaso llegaran a discernir ese firmamento cubierto en su totalidad de espesas nubes, todas prontas a descargar en cualquier instante, aunque ello pudiera durar horas enteras, o acaso varios días. Y, acto seguido, un trueno ensordecedor, que daba testimonio de la rabia que se cernía sobre los intrépidos que se habían atrevido a surcar las aguas en aquella memorable jornada.

Mucho más abajo, en las profundidades del Océano, los tres hermanos celebraban aquella noche su banquete por el nacimiento del nuevo hijo de Perséfone. Zeus, alegre por ver cómo aumentaba su familia, se había mostrado especialmente generoso; no dejó escapar la oportunidad de agasajar al Cronida y obsequiarle con un espectáculo digno de su alcurnia. Hades, impresionado y satisfecho, se regocijaba con tal magnificencia, aguardando con impaciencia la llegada de los codiciados regalos. Y, fuera del sagrado recinto, el adusto Caronte remaba en el interior de su canoa. Impertérrito, indiferente a la tragedia que se avecinaba, ocupado tan sólo en cumplir su fúnebre tarea y cobrar merecido tributo.

Las naves, agitadas, se balanceaban hacia ambos lados; vacilaban en sus movimientos, crepitaban y se quebraban, hundiéndose con los tripulantes que hubiera a bordo, aquéllos que no hubieran caído al abismo. Algunos trataban de hallar la salvación guiados por la luz del faro; allá encontrarían tierra firme, el inmerecido refugio para sobrevivir a su osadía. Y allá se encaminaban. Vana ilusión; pues, quienes tal dirección emprendían, con pánico observaban que se frustraba su postrera esperanza. Junto al faro había un remolino que con fuerza los atraía y engullía; el agua y el viento, aliadas para la ocasión, eran su condena.

Como colofón a tan cruda agonía, Caronte recibía a las almas en pena; les extendía la huesuda mano y esperaba callado. Quienes momentos antes fueron bravos navegantes, ahora, derrotados, pagaban resignadamente el preciado óbolo. Cumplida la soberbia de Zeus, Hades gozaba con el pingüe botín, y Poseidón veía restablecido su orgullo por la afrenta pasada.

Autor: Javier García Sánchez,

Desde las tinieblas de mi soledad.

11/03/2020.

3 comentarios en “EL BANQUETE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s