FRANÇOIS GROSJEAN

En Nantes tuve una experiencia que me dejó marcada:

Fue en verano; hará cosa de tres años. Aquella noche salí con unos amigos por la ciudad y acabamos recorriendo distintos garitos, todos con un toque bohemio y romántico – como no podía ser de otra manera en mi querida Francia-. Creo que bebimos mucho; sólo así se explica que bajáramos tanto el listón y termináramos precipitándonos en aquel bar de mala muerte; en aquella triste taberna donde ya no podía respirarse el aroma de ensueño que desprendían los otros locales. Me pregunto si aquél existía únicamente para recoger los desechos de la madrugada; aquéllos que nos conformábamos con cualquier antro donde nos sirvieran un poco de alcohol. Pero no. Había gente que caía más bajo que nosotros; pobres desgraciados que, sin necesidad de estar alcoholizados, arrastraban sus patéticas vidas hasta tales tugurios.

Pero el caso es que aquella noche terminamos ahí. Y poco más puedo agregar; el resto son recuerdos incompletos y confusos. Había un tipo en la barra que no dejaba de mirarme; tenía el pelo ensortijado, con unos mechones negros que se le cruzaban en la frente. Me sonrió cuando nuestras pupilas se encontraron; me giré hacia mis amigos y comprendieron; iba a continuar la fiesta por mi cuenta.

De qué hablé con aquel tipo, es algo que no recuerdo; sólo puedo decir que se llamaba François; y que para entonces ya había bebido mucho más que nosotros. Me invitó no a una copa, sino a varias; no sabría decir cuántas. Y la cerveza fue lo más ligero que tomé aquella noche. Hubo un momento en que vi a mis amigos en la otra punta de la barra; me miraban divertidos, pues creo que ya debía de ir muy ciega; y yo les respondí con mi inconfundible sonrisa de idiota.

No sé en qué momento se marcharon y me dejaron a solas con aquel tipo. Sólo sé que más tarde salí con él de aquel bar de mala muerte, y entonces me dio a probar unas hierbas que acepté sin problemas; me habría tomado cualquier cosa que me hubieran dado. Menos mal que aquel desgraciado vivía cerca; de otra manera, no habríamos podido llegar a su casa. Ningún taxista recoge a dos drogados.

Lo que observé sólo entrar en su casa me pareció absurdo. Ahí ningún objeto tenía el tamaño normal. Recuerdo el televisor, una guitarra, el sofá… Todo parecía de juguete. En un principio lo atribuí a efecto de las drogas; como atribuí a las drogas un título que vi enmarcado en la pared. En un papel amarillento y arrugado, para revestirlo de apariencia de antigüedad, podía leerse: François Grosjean, licenciado en magia por la universidad de Joguarts. Aquello no tenía sentido. Todos sabemos que la magia no existe. Entonces empecé a sospechar que aquel sujeto estaba realmente como una cabra.

Aquella noche terminó con un sueño muy pesado. Tanto, como la resaca con que se inició el día siguiente. Pero entonces, ya sin los efectos de las drogas, volví a ver aquellos minúsculos objetos; y en la pared, el consabido título. Los miraba alternativamente a él y a François, que conservaba su sonrisa de estúpido. Besaba muy bien; así había conseguido seducirme aquella noche. Pero no había pasado nada más; ni rastro de la supuesta magia de que presumía aquel burdo título hecho a mano. Ya me habría gustado que me hubiera hechizado con su varita.

Autor: Javier García Sánchez,

Un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

29/07/2020.

2 comentarios en “FRANÇOIS GROSJEAN

  1. ¡Me ha encantado el final haciendo referencia a Hogwarts! Como dijo J.K. Rowling cuando le preguntaron su opinión sobre 50 sombras de Grey: ¡Ay si hubiera hecho que Harry usara su varita mágica más a menudo…! Gracias por compartir. ¡Un saludo! 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s