EL ABSURDO DE LA LIBERTAD

La gente vive completamente idiotizada; y, prueba de lo bien manipulada que está, es que no tiene la más mínima sospecha de cómo se juega con ella.

Se usa mucho el miedo; es un gran instrumento de dominio. Y eso porque el nivel cultural medio de la población es mediocre. Claro: ya se encargan los gobiernos de que así sea. El plan de estudios cambia con cada legislatura, en función de quién sea el titular del ejecutivo. Pero, en cualquier caso, la televisión pública, sea quién sea quien gobierne, siempre respalda a la monarquía a capa y espada; siempre hay una amplia gama de contertulios que cobra una pasta por salir en la televisión entorno a una taza de café y decir sus tonterías. Un señor puede robar al pueblo porque, en teoría, hace cuarenta años impidió un golpe de Estado. En primer lugar: aún no se ha esclarecido cuál fue el papel de ese personaje en aquellos días; y, en segundo lugar: algo que ocurrió hace cuatro décadas no da vía libre para que un vividor expolie a toda la población.

Pero claro: en el momento de debatir el comportamiento de este sujeto, todos los partidos del Congreso callan y se niegan a investigarlo; todos salvo Podemos, ese partido tan demonizado por los medios de comunicación, que se pasaron días fabricando noticias falsas para hundirlo. Incluso el PSOE, ese partido supuestamente republicano -es cómo se define en sus estatutos- se niega a tocar a la corona. Porque se ha convertido en un partido del sistema; en un instrumento de dominio y de explotación.

Se nos vendió la transición como algo modélico; se nos dijo que ambas partes habían cedido. Lo que no se dijo fue que los comunistas y los anarquistas pusieron los muertos; y que los golpistas, por su parte, bañados en el Jordán de la democracia -sabia expresión del gran Julio Anguita- ocuparon las instituciones. La primera fue la jefatura del Estado, con un miembro vitalicio, nombrado, además, por el difunto dictador. Y, como pilares de éste, los partidos del turno, a semejanza de los de cien años antes. Una relación simbiótica: los partidos del turno debían cuidar de una institución parasitaria y retrógrada que era inviolable para, a cambio, poder robar con cierta seguridad e impunidad. Y claro: los medios eran el otro pilar fundamental.

Así, a día de hoy hay un delincuente huido sin esperanzas de que sea juzgado. En todo caso, es posible que nos juzguen y condenen a quienes protestamos por esta situación tan kafkiana en que vivimos.

A esto lo califican de democracia. Es una vergüenza; un país corrupto, gobernado por mafias. Quizá el término más apropiado sea el de oclocracia: gobernados por chusma, que es lo que es la población ignorante que se deja dominar. Llega el momento de usar bozal y todos temen el contagio; ven al otro como un peligro. En cambio, llega una determinada fecha y empiezan a consumir de manera compulsiva; anhelan ver gente de la que no vuelven a saber nada durante el resto del año; y en esos días, por supuesto, acuden a fiestas sin temor alguno. El temor renace al día siguiente.

Es lo que tiene vivir en esta farsa y en esta mierda de país

Autor: Javier García Sánchez,

Un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

22/12/2020.

Categorías: Sin categoría

2 comentarios en “EL ABSURDO DE LA LIBERTAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s