LA CONSTRUCCIÓN, POR FRANZ KAFKA

He presentado la obra y me parece bien lograda. Desde afuera sólo se ve un gran agujero que en realidad no conduce a ninguna parte, ya que a los pocos pasos se tropieza con la roca. No quiero jactarme de haber ejecutado esta treta de forma deliberada; es más bien el sobrante de uno de los numerosos y vanos intentos de construcción, pero finalmente me pareció ventajoso dejar este agujero sin rellenar. Desde luego hay astucias que, por sutiles, se aniquilan por sí solas; eso lo sé mejor que nadie, e indudablemente constituye una audacia llamar la atención sobre la posibilidad de que aquí exista algo digno de ser investigado. Sin embargo, se equivoca quien crea que soy cobarde y que sólo por cobardía ejecuto la obra. A unos mil pasos de este agujero de halla, cubierto por una capa de musgo suelto, el verdadero acceso, tan bien asegurado como pueda estarlo algo en el mundo. Naturalmente, alguien podría pisar el musgo o levantarlo; entonces mi obra quedaría al aire y quien tuviera ganas -nótese, sin embargo, que se requerirían dotes poco frecuentes- podría penetrar y destruirlo todo para siempre. Lo sé bien, y ahora en su culminación mi vida apenas sí tiene un momento por completo tranquilo; allí, en ese sitio, en el oscuro musgo, soy mortal y en mis ensueños husmea interminablemente un hocico voraz. Habría podido, se opinará, rellenar este agujero entrada con un manto delgado y firme arriba y más abajo con tierra floja, de modo que siempre me hubiera costado poco esfuerzo asegurarme de nuevo la salida. Pero no es posible; precisamente la cautela exige que tenga una vía de escape, precisamente ella obliga a arriesgar la vida. Todos éstos sona cálculos harto penosos; la alegría que experimenta la cabeza al efectuarlos es muchas veces el único motivo de que siga calculando. Yo necesito una inmediata posibilidad de escape, pues acaso ¿No puedo ser atacado a pesar de mi vigilancia en el punto más inesperado? Vivo pacíficamente en lo más profundo de mi casa, y mientras el enemigo se me aproxima sigilosamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s