GOTAS DE NOSTALGIA

*Reto de Lídia Castro Escribir jugando. Motivos: un frasco, una burbuja, una isla y el año 1879.

Casi se había cumplido la primera década de aquella flamante victoria. Corría el año 1879 y Alemania, unificada, se lanzaba en pos de la ciencia, ávida de conocimientos. Schliemann había dado el primer paso con el descubrimiento de Troya, pero lo que desconcertó a todos fue un frasco hallado en la Selva Negra. Cuando vertieron el contenido en un balde, vieron caer pequeñas gotas, una de las cuales contenía un trozo de tierra. Nadie supo que era un pedazo de la Atlántida, conservado ahí por Zeus después de destruida.

*Relato basado en el reto de Lídia Castro:

Debía aprender a canalizar mejor su ira. Era lo que le había dicho Esculapio en la última consulta que había tenido, después de que acudiera aquejado por una fuerte migraña. De todos los dioses era conocida su terrible cólera; sólo con ella podía parangonarse la de Hera, cada vez que descubría una nueva infidelidad de su esposo. Entonces, tras el asesinato de la amante y los gritos de protesta de Zeus, acompañados por feroces rayos, lanzados sin miramiento alguno contra el primer lugar que hallara, incapaz de ocultar su lascivia, empezaba a sentir una fuerte jaqueca.

Ahora yacía en su trono áureo, con la pierna izquierda flexionada y apoyada sobre la derecha, desnudo. Tenía los ojos entrecerrados, con una mirada melancólica, fija en una gota que sostenía entre los dedos pulgar e índice de su zurda. Dentro de la gota podía apreciarse un pedazo de tierra. Era lo único que le quedaba de su bella Atlántida, de ese hermoso imperio. La había destruido en uno de sus arrebatos. Demasiado tarde para arrepentirse. Lo único que podía hacer ahora era contemplar ese pedazo de tierra; lo único que había salvado.

‘Debes aprender a canalizar mejor tu ira’. La frase resonaba en su cabeza como un mantra. La recordaba mientras mantenía la mirada fija en la gota. Quizá el destino de aquella amada tierra le ayudara a reflexionar. ¡Cuánto le había costado visitar a Esculapio! Siempre lo había tenido por un charlatán; en las cenas del Olimpo rehuía el contacto con él. Sólo por insistencia del fiel Hefesto había accedido. Al fin y al cabo, se lo debía; por culpa suya arrastraría eternamente aquella cojera.

Se inclinó un poco en su trono, bajando la pierna y sin dejar de mantener la gota a la altura de sus ojos. Mientras, con la diestra abrió un cajón de la mesita que tenía al lado. De su interior extrajo un frasco; lo destapó y dejó caer la gota. Era la enésima joya que atesoraba de tan irreparables perdidas; y la más dolorosa, junto a Troya y todos los bravos guerreros que en ella fenecieron. Bien era cierto que aquello no había sido fruto de su arrogancia; que en este caso no había sido su fulminante rayo el destructor de tan osada civilización; que todo había sido un mero capricho de dioses, capitaneado por la irreconciliable rivalidad entre Poseidón y Atenea. Pero el resultado había sido igualmente desastroso. Y él, si bien no lo había desencadenado, tampoco había hecho nada por evitarlo. No podía enfrentar el carácter arisco de su hija; su orgullo y su soberbia eran tan fuertes como los del padre.

Tapó el frasco. Ahora sus ojos contemplaban la botella. Sin necesidad de sacar aquellas dos perlas, recordaba la lozanía de Príamo en su juventud; la templanza y la sensatez de Héctor; la varonil hermosura y la impetuosidad descontrolada de Paris; las curvas de vértigo de la sin par Helena, envidia de todas las inmortales. ¡Si al menos hubiera podido yacer una sola vez con ella!

De repente recordó a Minos y la isla de Creta. Entonces sintió que se le humedecían los ojos. Se dijo que no estaba bien, que aquello no era una mera crisis nerviosa. Siempre había sido duro, implacable; nunca había dado muestras de sensibilidad. Aquella imagen podía poner en peligro su cetro frente a los demás dioses, que lo verían como un signo de debilidad.

*Conseguí la mención de honor del mes.

Autor: Javier García Sánchez,

Un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

07/01/2021.

5 comentarios en “GOTAS DE NOSTALGIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s