UNA RELACIÓN PERFECTA

*Texto presentado a reto del mundial de escritores por el grupo Nada nos detiene.

Quinta consigna: Descripción de mis amantes.

De todas mis amantes, Lorena es la más fogosa. Digo esto porque es su primer rasgo que me ha venido a la cabeza; y esto, a su vez, porque me ha marcado la vida en diversos aspectos, no sé si para bien o para mal. Pero antes de seguir adelante con el relato de esta experiencia afrodisíaca, la más apasionante de mi existencia, quisiera decir unas palabras que me exculpen y me liberen del pesado estigma de marido infiel e insensible, que a buen seguro ya me habrán endosado quienes hayan leído las líneas precedentes, especialmente si son mujeres.

Ante todo debo decir que estoy felizmente casado desde hace diez años; mi esposa es una mujer admirable, muy tierna y romántica. Y una loba en la cama. Creo que a nadie ofenderá que diga esto; todos sabemos la importancia que tiene el sexo en una relación, tanto para ellas como para nosotros. Pero nuestro matrimonio era demasiado perfecto. O así lo entendió Julia, la mujer que me ha robado el corazón.

Una noche, después de entregarnos a esa lucha salvaje, saciado nuestro ardor, satisfecho; cuando yacíamos en la cama el uno junto al otro, desnudos, sudados, con las miradas clavadas en el techo, me espetó:

-¿Sabes? Nuestro matrimonio es demasiado perfecto? A veces me gustaría que me engañaras; que tuvieras una amante. De hecho, a veces he pensado que la tienes, pero al momento he desechado la idea. Eres demasiado perfecto y estás demasiado enamorado. Sé que nunca me harías algo así.

Aquellas palabras me dejaron helado. ¿De verdad era mi esposa la que hablaba? ¿Cómo era posible que aquella felicidad se convirtiera en algo tedioso y aburrido para ella? La expresión de tranquilidad que pocos segundos antes había en mi rostro se trocó en desconcierto. Me encontraba apaciblemente tumbado, contemplando las irregulares grietas del techo, cuando tamañas palabras me sacaron de mi ensoñación.

Me giré hacia la derecha y mis pupilas se encontraron con las suyas. Julia me miraba con su hermosa sonrisa, que contrastaba con mi maravillosa expresión de idiota. Su cabello ondulado, ahora desordenado, caía por encima de sus hombros y la sábana, que tenía sujeta hasta el nacimiento de los pechos. Nunca he entendido su manía de taparse después de tener sexo, como si se avergonzara de su cuerpo o de haber gozado como una loca. Y es que, además, es preciosa. No es su único valor; en absoluto. Me casé con ella por su modo de ser, por su corazón, por su carácter. Pero todo debe decirse: Julia es una mujer muy bella; y tiene unos senos muy bonitos. Son dos rosadas y redondas piezas, dos sabrosas frutas que me encanta devorar mientras jugueteo con la lengua alrededor o le muerdo dulcemente los pezones. Ella gime de placer. Es como una arrebatadora melodía; yo soy el músico; y ella, mi instrumento. Según el punto que toque, los sonidos son más agudos o más graves. Hasta que llega el desenlace final.

Sí; ella me había dicho aquellas palabras. Había sido mi esposa, con la que hacía pocos segundos había compartido tan sublime orgasmo. Al principio no pude articular palabra. La miraba con los ojos desorbitados, tal como pocos segundos antes; pero ya no de placer, sino de asombro. Cuando por fin pude reaccionar, aparté su mano de la sábana , bajé la tela y con la zurda empecé a acariciar cariñosamente esos suaves y apetitosos duraznos. Sólo quería comérmelos, pero sabía que no era el momento. En su lugar, me contuve y pregunté:

-¿Lo dices en serio?

Autor: Javier García Sánchez,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

13/01/2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s