EL NUEVO CASTILLO (XIII)

*

-Buenas tardes. ¿Qué desea?

-Buenas tardes. Soy el nuevo agrimensor. ¿Podría ver al alcalde?

La mujer lo condulo a lo largo de un estrecho pasillo hasta el otro extremo de la casa. A la izquierda de la blanca pared colgaban retratos de los anteriores alcaldes del consistorio, si bien K no pudo reparar en ellos, ocupado en seguir los raudos pasos de la señora, que se movía con una agilidad que chocaba con su físico.

Llegó a una amplia estancia con una cama matrimonial donde yacía un hombre con una espesa barba gris que le caía en bucles hasta el pecho, formando una imagen casi simétrica con los alborotados rizos de su escasa cabellera. Tenía las mejillas casi tan pálidas como la mujer, así como presentaba una cara envejecida y cansada, acaso dolorida por el fuerte ataque de gota que lo tenía postrado en el lecho. Cuando vio a K hizo un frustrado intento por incorporarse. Vencido por el dolor, se dejó caer nuevamente en la cama y le dijo al recién llegado, con los ojos entrecerrados y mientras señalaba la pierna por encima de la blanca sábana:

-Usted dispense. Estoy enfermo, como puede comprobar; soy incapaz de incorporarme para saludarle como debiera.

-No se preocupe. Soy el nuevo agrimensor.

-¡Ah! ¡El nuevo agrimensor -exclamó con sorpresa el alcalde, a pesar de que K no había terminado. Sin reparar en ello, continuó-! Le estábamos esperando; sabíamos que vendría. Sin embargo, antes de que diga nada, tengo que advertirle que ha habido un error, y que el único perjudicado es usted mismo; porque, usted disculpe, la cruda realidad es que no necesitamos niingún agrimensor.

K recibió aquellas palabras con incredulidad.

-¿Cómo que ha habido un error? ¡Si he recibido dos cartas del conde! Aunque una de ellas sí que me ha sorprendido, y admito que ésa sí que debe de ser un error, porque me felicita por unos trabajos que no he realizado, entre otras razones por falta de herramientas; de hecho, ése es uno de los motivos de mi visita. Pero la primera carta me da la bienvenida. Además: se me ha asignado un mensajero.

-Dice que ha recibido dos cartas. ¿Se menciona expresamente su nombre?

-No.

-Ahí puede ver que las cartas que ha recibido son completamente impersonales. Podría haberlas recibido cualquiera.

K no esperaba aquello. Desconcertado, apartó la mirada del alcalde y la fijó en un cuadro que colgaba encima de la cabecera de la cama. Ahí aparecía un hombre cuya imagen recordaba a la del alcalde; tenía la cabeza inclinada, con los ojos mirando al pecho, donde reposaba su larga barba cana, que también hallaba su reflejo en los alborotados rizos que le brotaban de la coronilla y las sienes. Se sujetaba la cabeza con la zurda, mientras con la diestra agarraba un amuleto que pendía de su cuello. Pese a que no podía verle el rostro, K sabía que no era el alcalde. Dio un giro a la conversación y le preguntó, como si no hubiera oído sus anteriores palabras:

-¿Es el señor conde?

-No. Ése en el señor Fritz.

-¿Cómo -preguntó K con extrañeza-? Pensaba que el señor Fritz era el conde. Así figura en las cartas que he recibido.

-Muy señor mío, lamento comunicarle que se encuentra usted en otro error. El señor conde es el señor de Westwest. El señor Fritz fue conde hace muchos años, hasta que perdió el título por razones que ahora no vienen al caso. Y el hecho de que aparezca como el titular del condado en las cartas que ha recibido confirma que toda esa información está obsoleta. Si usted tiene la bondad de escucharme, le explicaré lo que ha ocurrido.

*He comprobado que he patinado mucho, como en lo referido al nombre del conde. Se me hace imposible subsanar los errores, de modo que voy a mezclar lo que recuerdo con algo de innovación.

Autor: Javier García Sánchez,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

24/03/2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s