EL NUEVO CASTILLO (XVI)

-Cálmese, señor agrimensor. Hace mal en descargar su furia contra mí. Comprendo que se sienta frustrado por la información que acabo de referirle; y hasta desesperado, por las razones que usted mismo argumenta. Pero debe ussted comprender, por su parte, que estas cosas suceden inevitablemente, y que nadie tiene la culpa; y menos que nadie yo, que di también en su caso la respuesta de rechazo.

-¿Pero y qué hay de mis ayudantes? ¿Y qué hay de mi mensajero? ¿También ellos son fruto de un error?

-Me temo que así es, señor agrimensor. Sólo usted ha leído las cartas; sólo usted podía pensar que Fritz era el conde. Pero, si llega un informe de un departamento nombrando ayudantes para un determinado cargo, éstos se escogen al margen de que su elección pueda ser acertada o errónea.

-¡Esto es inconcevible! ¡Mi prometida y yo nos encontramos en apuros por una negligencia burocrática y usted me responde con toda calma, como si no hubiera pasado nada! ¡¿Es que nadie nos va a indemnizar!? ¡¿Es que nadie se va a hacer cargo de nuestra situación!?

-Modérese, señor agrimensor; se lo ruego. No ya tanto por mí, que ya tengo bastante con mi propia enfermedad, sino por usted mismo. Estoy dispuesto a apoyarle en la medida de mis posibilidades. No tengo el porqué, pero lo haré de buena gana, porque, como le dije, usted me resulta simpático. Mi enfermedad me dispensa en parte de mis obligaciones.. Ello me permitirá buscar una solución a su problema. Lamentablemente no puedo prometerle nada, pero tendrá que confiar en mí; porque, además, creo que su llegada al pueblo no ha sido demasiado bien recibida. Le aconsejo que no pierda mi apoyo; puedde que sea el más sólido que tenga. O quizá el único.

-Así que no estoy contratado. No soy agrimensory todo hasta la fecha ha sido una farsa. La única opción que me queda es acogerme a su benevolencia y su magnanimidad. Usted actuará como el gran filántropo que es, como un deus ex macchina caído del cielo para salvarme. ¡Qué gran persona es usted! ¡Debo estarle agradecido por sus palabras! Y usted, por su parte, se envanece con ello; porque, como dijo todos los administradores son vanidosos y orgullosos. Bueno: dijo la mayoría; tuvo la precaución de excluirse astutamente. Pero me pide que confíe en usted sin garantías, además; me dice que no hay nada seguro. ¡Y, como guinda, tengo que soportar a esta pareja de idiotas!

El alcalde mantenía el tono sereno y cordial del inicio de la charla, mientras K había ido perdiendo los nervios y no reaccionaba al trato apacible del edil. La esposa del alcalde y los ayudantes, por su parte, habían tenido tiempo de vaciar el armario infructuosamente y volverlo a llenar. Los dos hombres, ajenos a las palabras de desprecio que profería su supuesto jefe, habían cogido los informes y los habían metido con el mismo desorden del principio, para a continuación volver a incorporar el mueble y quedarse mirando a K con aquella sonrisa típica, orgullosos por el pequeño trabajo realizado.

-No cra que me incomoda con su ironía, señor agrimensor. Como le dije, me hago cargo de su situación. Su actitud es perfectamente lógica, fruto del desengaño. Además, usted no me conoce; por eso cree que pretendo envanecerme. Confío en que algún día se dará cuenta de que estos errores son inevitables y que usted mismo también los comete.

-Muchas gracias. Celebro que sea usted tan comprensivo. Pero ahora necesito soluciones. Si no puede brindarme ninguna, todo es palabrería huera.

Tras esto salió de la casa de ratas sin despedirse, a grandes zancadas y dando un portazo violento, fruto de la ira.

Autor: Javier García Sánchez,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

01/04/2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s