EL NUEVO CASTILLO (XVIII)

-¿Pero de qué insolencia me habla? Usted tiene una actitud muuy hostil conmigo. Le doy la oportunidad de explicarme el por qué de ello; eso es todo. Usted en ningún momento ha querido escucharme; me ha juzgado y sentenciado sin que yo hiciera nada.

-¿Sin que hubiera hecho nada? ¿Y dice que me da la oportunidad de explicarme? ¡Ésta sí que es buena! ¿Acaso todavía no se ha dado cuenta de que está usted en mi casa? ¿Y quiere que le diga lo que no le perdono? No le perdono lo que le ha hecho a esa mujer. Frieda es como una hija para mí. Estaba prometida con Klamm; usted lo sabía. Y, pese a todo, no tuvo inconveniente en entrometerse. Y claro, Frieda, la pobre, es débil; se dejó embaucar por los encantos del recién llegado, un agrimensor que no tiene dónde caerse muerto. Junto a Klamm tenía el futuro asegurado; un futuro próspero. Ahora todo es incertidumbre en su vida. La pobrecita ha dado un salto al vacío por culpa de usted.

-A mí no me culpe. Lo que ha sucedido entre Frieda y yo ha sido decisión de ambos. Frieda es encantadora, pero no es tan ingenua como para no saber lo que hace. El futuro con Klamm no sería tan prometedor para dejarlo por mí, pese a que conocía las condiciones. Y yo la amo; estoy decidido a casarme con ella.

-Eso lo dice ahora, pero no lo creo. Usted no la ama; usted la está utilizando. Aquí no conoce a nadie, se halla perdido. Y pensó que la mejor opción para alcanzar alguna influencia en el castillo era acercarse a la prometida de un administrador, aunque la obligara a romper su compromiso. ¿O es que pretende que crea que se enamoró de ella a primera vista, la primera vez que la vio, y ya desde ese preciso instante decidió casarse con ella?

-Señora, usted me acusa de algo muy grave. Yo puedo ser muy pasional y muy impulsivo; muy infantil si usted quiere. Pero sus palabras me hacen ver que usted me considera un ser despiadado; alguien desalmado y sin escrúpulos que no escatimará en medios para conseguir sus fines. Y no sé por qué. Como ya le digo, puedo entender que le sorprendiera la resolución que tomé por precipitada, pero esa precipitación no fue únicamente mía, sino también de Frieda. ¿Por qué me reprende entonces? Pero, además, como ya le he dicho, usted me miró con aversión el primer día; el asunto de Frieda fue posterior. ¿Por qué esa actitud desde el primer día?

-Los hechos confirman mis sospechas. Mi esposo me contó lo que ocurrió con Schwarzer, y en todo esto hay algo que no encaja. Al final el castillo resolvió que usted estaba contratado, pero la primera respuesta fue negativa. Si usted estaba tan seguro de estar contratado, por qué es que preguntó adónde había llegado?

-¿De verdad? ¿Todas sus suspicacias se reducen a eso? Hice esa pregunta sencillamente porque ignoraba el nombre del lugar. En cuanto me lo dijeron adquirí la certeza de que mi viaje había finalizado; o que, por lo menos, estaba próximo al final. De haber recibido otra respuesta me habría limitado a pasar la noche y al día siguiente habría proseguido mi camino, al margen de que Schwarzer me comunicara la obligación de pertenecer al castillo para pernoctar en la Posada, algo que en su momento yo desconocía. Y ahora, señora, confío en haber aplacado sus suspicacias de una vez por todas.

-Mmm… No acabo de verlo claro. Lo que dice parece lógico, pero aún no estoy segura de sus intenciones. De todos modos voy a darle un voto de confianza. Pero sepa que lo vigilo; que mi amistad no está asegurada. En función de sus actos, en especial por lo que a Frieda se refiere, recibirá un trato u otro de mi parte.

Autor: Javier García Sánchez,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

04/04/2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s