EL OTRO CASTILLO (XXXV)

Amalia había terminado su relato cuando entró Olga. -¡Señor agrimensor -exclamó con efusividad-! ¡Qué sorpresa tan grande! ¡¿Cuándo ha llegado!? Amalia se retiró para dejarlos a solas. La mirada de Olga se había iluminado como no lo hacía en años. Parecía que después de mucho tiempo recuperaba la alegría su juvenil rostro; un intenso rubor […]

Leer Más "EL OTRO CASTILLO (XXXV)"

LA DUDA

*Escrito presentado a reto del grupo Atracción literaria: prosa y poesía, de Mar Aranda/ Andrea Gastellum. Tema: un monólogo. Quizá debería ser un análisis ontológico de la vida… no. Eso suena algo muy pedante y tremendamente serio. Acabaría metiéndome en disquisiciones morales, luego introduciría a Nietzsche para acabar con la moral y terminaría en el […]

Leer Más "LA DUDA"

CARLOTA EN WEIMAR, POR THOMAS MANN

Para caracterizar la situación en que vivía la linda criatura en la época de su primer encuentro con el señor Von Goethe, quizá la palabra “espera” sea la más acertada. Ha tenido cortejantes ya desde edad temprana y había recibido muchos homenajes ante los que ella se había inclinado medio en juego. En realidad todavía […]

Leer Más "CARLOTA EN WEIMAR, POR THOMAS MANN"

EL OTRO CASTILLO (XXXIV)

>>Papá hacía todos los días el mismo trayecto. Llegaba junto a un kiosco que hay en medio de una de las carreteras y ahí se pasaba horas enteras sentado en una silla que se llevaba de casa, no importaba que hiciera un sol abrasador o que el frío se le metiera en el cuerpo. El […]

Leer Más "EL OTRO CASTILLO (XXXIV)"

EL OTRO CASTILLO (XXXIII)

Paoá fue al castillo a solicitar el perdón para la familiia, pero allí nadie sabía nada. La amplia red administrativa es tan amplia, que nadie sabe dónde se encuentra el puesto más elevado ni quién ostenta qué responsabilidad, salvo los interesados mismos. Los funcionarios con los que se cruzaba le preguntaban qué perdón era ése […]

Leer Más "EL OTRO CASTILLO (XXXIII)"

EL OTRO CASTILLO (XXXII)

>>Al día siguiente empezó la catástrofe. Serían las diez. Papá había salido; tenía trabajo. Olga todavía continuaba en su habitación. Eso nos sorprendió mucho a mamá y a mí. Mi hermana suele madrugar; yo nunca me levanto antes que ella. Fui a su dormitorio a ver si se encontraba bien y la hallé sentada en […]

Leer Más "EL OTRO CASTILLO (XXXII)"