LA DUDA

*Escrito presentado a reto del grupo Atracción literaria: prosa y poesía, de Mar Aranda/ Andrea Gastellum. Tema: un monólogo.

Quizá debería ser un análisis ontológico de la vida… no. Eso suena algo muy pedante y tremendamente serio. Acabaría metiéndome en disquisiciones morales, luego introduciría a Nietzsche para acabar con la moral y terminaría en el más angustioso nihilismo, por más que Nietsche escapara de éste a través del arte. En cualquier caso, una temática tal se haría aburrida, cuando no deprimente.
¿Y meterme con mi propia existencia, con los avatares sufridos a lo largo de tantos años? Esa temática es peor que la anterior. Quizá no sea igual de deprimente, pero no lo es porque es excesivamente personal, hasta el punto de que roza el narcisismo. ¿A alguien puede importarle la vida de otro? Bueno, sí: a los cotillas que son incapaces de leer un libro y hacer una frase coordinada; a esos imbéciles que ocupan todo su tiempo en el reguetón y en el gimnasio. Bueno… ¿Es a ellos? Más bien creo que mi público se hallaría entre mujeres de una cierta edad, ya jubiladas. Espero que no se me tache de machista por escribir estas cosas, pero es lo que he observado. Y no digo que sean las únicas con cerebro deficiente; ya hablé de los musculitos. Pero que mis palabras llegaran a esas señoras; es decir: quue los sucesos más íntimos hallaran aprecio en tales personas, no sería de mi agrado.
¿Y abordar un tema más frívolo? Los deportes. ¡Sí! ¿A quién no le gustan los deportes? A mí. ¿Me niego a abordar mi propia existencia y voy a platicar sobre algo que no entiendo y que me repugna? Más de uno lo haría por recibir el aprecio de los demás y satisfacer su vanidad personal, pero yo no puedo rebajarme tanto. Uno tiene sus principios, aunque de puertas a fuera invoque las sabias palabras de Groucho Marx.El tema de los principios podría llevarme hasta la política, pero es mejor no tocar eso. Tengo mis ideas. Si las comunico, puede pasar que, o acabe discutiendo, lo cual me afectaría a los nervios sin que la otra persona ni yo cambiáramos de parecer; o que la otra persona coincida conmigo, en cuyo caso tampoco habría un avance, sino una mutua retroalimentación de nuestra vanidad personal.¿Y el asunto del bicho? ¡Y una mierda! No es sólo que es un tema muy manido, sino que la gente está obsesionada. Todo lo demás ha pasado a segundo plano; así lo han querido desde arriba, focalizando los informativos en esa cuestión; y la mayoría del pueblo, que es mononeuronal, se limita a obedecer acríticamente.¡Joder! ¡Creía que la temática de esta semana se me haría más fácil, más abordable; que podría extenderme sobre un tema concreto y lucirme como una modelo en una pasarela! ¡Y una mierda! ¡He sometido a mis neuronas a un sobreesfuerzo para una mierda! ¡Ahora no me queda más remedio que esperar una ssemana y ver si puedo hacer el siguiente reto! ¡Y pensar que llevaba días dándole vueltas! ¡Al carajo!

Autor: Javier García Ninet,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

27/05/2021.

2 comentarios en “LA DUDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s