SÓLO LA PUNTITA (VII)

Adán regresó al interior de la cueva; caminaba torpemente y se tambaleaba, apoyándose en la pared. Su rostro reflejaba los efectos del narcótico, con las pupilas dilatadas y los párpados hinchados. Trabajosamente se abrió paso junto al fuego y se dejó caer. Con voz cansada dijo:

-Bueno, Eva, yo ya hice lo que me dijiste. Ahora hazme el favor de irte a dar una vuelta con tu nueva amiga; así me dejaréis dormir y los niños no me despertarán.

-Ya te dije que es un bruto -repuso Eva, mirando a Lilith-. Pero ven, cariño; que se quede durmiendo la mona. Tú carga a Abel; así podremos seguir hablando.

Sin embargo, al principio no se alejaron demasiado de la cueva; permanecieron en las inmediaciones, dando pequeños pasos para acunar a los bebés, hasta que del interior de la cueva empezaron a resonar fuertemente los ronquidos de Adán. Afuera soplaba un aire fresco y agradable. Las dos mujeres se sonrieron en cuanto oyeron aquel estruendoso ruido, y a un gesto de Eva se aproximaron al ramaje que cubría la entrada.

-¿Ves? Ya te lo dije. Cuando se le despierta el ganso, da gusto verlo.

-¡Ya te digo, chica!. ¡Ahora veo lo bien que te lo pasas con ese pedazo de monumento. Se le ve muy apetitoso -dijo Lilith, que, presa de la emoción, no había podido evitar elevar el tono. Los ojos le brillaban con una mirada lasciva-.

-Y lo es. Si bien lo miras, Adán es como un niño grande. La única diferencia es que, en vez de mamar, es él quien ofrece. Aunque bueno, también él come -dijo Eva con una risita nerviosa y picarona-. Pero haz el favor de contenerte, querida. Puede que no me importe compartir mi hombre; y hasta me excita la idea. Pero no levantes la voz, que vas a despertar a los niños; y no me refiero sólo a los pequeños.

-Es verdad; perdona -repuso Lilith con una risita traviesa-. Es que me muero de ganas por probar el embutido de tu marido.

-Pues de momento hay que aguardar un poco. Pero ahora, mientras sigue ahí, ¿por qué no me hablas sobre esas poblaciones? Ojalá pudiéramos ir algún día. Pero claro, con los bebés es imposible; y Adán, por muy pendejo que sea, no querrá ocuparse de ellos mientras nosotras cogemos.

-Imagino que todo depende de lo servido y agotado que lo dejemos antes. Entre las dos podemos dejarlo extenuado en un par de noches. Por la impresión que me das, tú eres tan insaciable como yo.

-Pero es altamente probable que el primer día ya regresemos de allá preñadas.

-Eso sólo pasará si nosotras queremos. Hay muchas maneras de gozar del sexo, querida; no es preciso tomar riesgos innecesarios. En Sodoma y Gomorra -así me han dicho que se llaman esas poblaciones- la gente tiene sexo desenfrenado, pero no sólo como lo hacéis vosotros ni sólo mujeres con hombres, sino hombres con hombres y mujeres con mujeres; y todo es público; cogen delante de cualquiera, sin importarles que les vean.

-¡Llévame allí esta noche mismo! ¡Quiero conocer ese sitio ya!

-Cálmate, querida -dijo Lilith, que dejó escapar una risita de triunfo-. ¿Cómo vamos a irnos esta noche, cuando Adán estará descansado, y nosotras agotadas?

-Es verdad; pero es que lo que acabas de decir enciende a cualquiera. Estoy ansiosa por conocer esos lugares. ¿Dices que las mujeres cogen con otras mujeres?

-Así es.

-¡Nunca lo habría imaginado -esta vez fue Eva quien elevó el tono. Sintió que un excitante hormigueo nacía en su interior; se le encendieron los ojos. Lilith se percató-!

-Calma, cariño; recuerda que no estamos solas -dijo sin dejar de sonreír con lascivia-.

Sí, cariño; mujeres con mujeres. Yo lo he experimentado, y puedo asegurarte que es muy placentero -dijo bajando la voz, como en un susurro, al tiempo que entrecerraba los ojos y juntaba su rostro al de Eva para comerle la boca mientras le acariciaba uno de los senos.

Autor: Javier García Ninet,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

14/09/2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s