SÓLO LA PUNTITA (XIII)

-Perdona, Adán. Fue idea mía. Eva no tuvo la culpa; no te enfades con ella.

-¡Tú! ¡¿Cómo no!? ¡Ya me ocasionaste problemas una vez! ¡Y ahora vuelves a hacerlo -dijo colérico Adán, sin variar el tono agresivo, y clavando ahora en Lilith una mirada llena de odio-!

-Déjame hablar, por favor, y te lo explicaré todo:

Llevé a Eva a un lugar muy especial. Lo mejor habría sido que vinieras con nosotras, pero necesitábamos que alguien se quedara con los niños. Comprendo que mi actitud te pueda parecer egoísta y reprobable; y me hago una idea de lo mal que debes de haberlo pasado a lo largo de las últimas horas; pero lo que no sabes, y de esto aún no le he comentado una palabra a Eva -dijo misteriosamente, mientras volvía la mirada hacia su amiga- es que la he llevado a conocer un lugar que os hará recobrar la vida que teníais antes de que el viejo os expulsara. Por favor -dijo, mirando alternativamente a ambos. Eva, con Caín en brazos, había recobrado la compostura, abriendo asombrada los ojos ante aquella revelación; Adán, en cambio, se mantenía incrédulo, con los brazos cruzados y el ceño fruncido-, prestadme atención:

Le había hablado a Eva acerca de unos poblados que hay cerca. Son poblados habitados por gente especial, buenas personas, que viven el sexo de una manera muy abierta y desenfrenada; ahí pudimos gozar de una manera muy intensa.

-¡¿Cogiste con otros -inquirió Adán a Eva-!?

-Tranquilo, Adán -continuó Lilith; Eva no se atrevía a hablar-. Al fin y al cabo, tú coges con ambas; y no puedes quejarte de falta de sexo. De hecho, anoche estabas agotado.

-Entonces, después de lo de ayer, ¿todavía no tuvisteis suficiente? ¿necesitabais más?

-Era algo que llevábamos tiempo pensando, pero necesitábamos hallar el momento oportuno; y ayer lo fue. Fue divertido. Gozamos los tres y te dejamos extenuado; y después, cuando ya dormías, nos marchamos. Pero no es sólo cuestión de sexo; es mucho más que eso. Le presenté a Eva al organizador de todo, un buen amigo, que es el propio hermano del viejo, que nada tiene que ver con él; eso salta a la vista. Sólo hay que ver cómo viven ahí, cómo distrutan.

Cuando el viejo me expulsó, Lucio -así se llama el hombre- me acogió. Me dijo que él podía devolverme la inmortalidad; que lo único que me pedía era que gozara el día a día. Es algo redondo: coges lo que quieres y a cambio vives infinitamente. A ver si no por qué continúo con vida hoy, después de tanto tiempo. No me extraña que no te dieras cuenta; nunca has prestado demasiada atención a nada. De quien no me lo esperaba era de ti, cariño -dijo, mirando a Eva, que la contemplaba boquiabierta. Adán había bajado los brazos; había perdido la hostilidad. Ahora la miraba expectante-. Le hablamos sobre ti -dijo, mirando al hombre-. Tiene muchas ganas de conocerte. El problema serán los niños. Quizá podría acompañrte Eva otra noche; o, si ella no recuerda el camino, te llevo yo.

-¿Y qué hicisteis con los chamacos -preguntó Adán, que ya se sentía más sosegado. Las palabras de Lilith, la posibilidad de recuperar la inmortalidad de aquella manera tan suculenta y conocer aquel lugar de que le hablaba su amiga lo calmó-? No me han despertado en toda la noche.

-Les dimos una calada; eso sirvió; tuvo en ellos el mismo efecto que en ti el sexo desenfrenado. Como te digo, de esta manera se resolverán todos los problemas. No has de temer por los chamacos; lo único que has de cuidar es que cuando sean adultos cojan mucho.

-Tendrás que acompañarle tú; yo no recuerdo el camino -intervino Eva tímidamente-.

-Está bien. ¿Cuándo vamos -preguntó Adán con avidez-?

Autor: Javier García Ninet,

un bohemio romántico.

Desde el fuego de mi perversidad.

24/09/2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s