GÉNESIS (XXV)

-¡Nunca me has tenido el menor aprecio! ¡Siempre me has tenido ojeriza! ¡Desde que éramos niños!

-¡Porque tú siempre has sido un cobarde y un arrastrado!

-¡Dices eso porque siempre le di la razón a nuestro padre cuando se quejaba de nuestra situación! ¡Recuerda las cosas que contaba mamá! ¡Papá siempre le recriminaba la actitud que tuvo; y con mucha razón! ¡De no ser por ella, todavía estaríamos en el paraíso!

-¡De no ser por ella, no habríamos nacido, imbécil -bramó, al tiempo que le golpeaba fuertemente con la zurda en la cara y lo hacía caer-! ¡Si mamá no hubiera desobedecido al viejo, ella y papá nunca habrían cogido; habrían seguido pasando el tiempo mirándose como dos pendejos! ¡¿Cómo puedes ser tan lerdo de no darte cuénta!?

-¡No habríamos nacido, pero tampoco tendríamos que lamentarnos de nada! ¡No le debemos nada a nadie, ni a nuestros padres! ¡Si estamos aquí es por un accidente! ¡Ninguno de los dos sabía lo que pasaría por coger! ¡Lo de nuestros hermanos ya es otra cosa; mas ni siquiera ellos les deben nada, porque no pudieron elegir! ¡Si mamá no hubiera tenido esa curiosidad enfermiza, nos habría ahorrado nos habría ahorrado todos estos dolores de cabeza y no estaríamos teniendo esta discusión -gritó Abel, tendido en el suelo, sin valor para levantarse, a merced de lo que hiciera el otro. Su posición era delicada. Trataba de mostrar aplomo, pero sin arrogancia; debía encontrar un térmiino medio. Sabía que cualquiera de ambos extremos, tanto si viraba hacia la sumisión como si principiaba a fanfarronear, el otro acabaría con él-!

¡No; no estaríamos teniendo esta discusión -concedió Caín-, pero tampoco estaríamos gozando de las cosas de que gozamos; ni estaríamos cogiendo todo lo que cogemos! ¡Pero tú eres un lambiscón y un cobarde! ¡En vez de coger despreocupadamente, te quejas por algo que ya ni te afecta! ¡Tenemos asegurada la inmortalidad gracias a Lucio! ¡Hasta papá, cuya opinión apoyaste de una manera tan incondicional, ha cambiado; ahora simpatiza mucho con la divinidad; ya lo has visto!

-¡Me da igual! ¡Si papá ha cedido, yo no lo haré! ¡Están aquí por un desliz imperdonable! ¡Tanto de ella como de él! ¡Yo no quiero conseguir la inmortalidad de esa manera! ¡Yo siempre seguiré fiel al viejo!

-¡Por supuesto! ¡No esperaba menos de ti! ¡Siempre tan arrastrado! ¡Pero eso tiene fácil solución!

Tras decir estas palabras, con ambas manos agarró una piedra de grandes dimensiones, saltó sobre Abel y empezó a golpearlo con fuerza, en medio de los agudos gritos de dolor de éste. Pasados unos segundos, todo terminó. Abel, azotado sin clemencia por su hermano, expiró. Entorno a él se formó un gran charco de sangre, que salpicó a Caín, que se sentía satisfecho y saciado por haber culminado su perfidia. Al instante, sin embargo, se estremeció. El cielo se nubló repentinamente; un fuerte viento se desató y le hizo temblar de frío. abrazándose para darse calor, con el cuerpo reclinado hacia adelante y las piernas medio flexionadas, observaba aquel brusco cambio de temperatura con aturdimiento. Entonces oyó una colérica voz que parecía dirigirse a él:

-¡¿Qué has hecho!? ¡Has matado a tu hermano!

-¡¿Quiér eres!?

-¡Yo soy el que soy!

-¡Serás fantasma! ¡Manifiéstate -gritó Caín desafiante, mientras miraba a su alrededor, con los ojos fijos en las alturas, de donde le parecía que procedía la voz-!

-¡No tentarás al Señor -respondió el otro-! ¡El simple hecho de verme te podría ocasionar la muerte!

-¡Pero serás fantasma! ¡Sal ya si tienes cojones!

-¡Muy bien! ¡Tú lo has querido!

Una vez dichas estas palabras, el cielo se despejó; el sol volvió a lucir en lo alto y cesó el viento. Caín, recobrado, se puso derecho.

-Aquí me tienes -oyó a su espalda. Al momento se giró como un resorte-.

-¡Tú -exclamó, mientras abría desorbitadamente los ojos-! ¡El puto viejo de los cojones!

Autor: Javier García Ninet,

un bohemio romántico.

Desde el fuego de mi perversiddad.

21/10/2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s