GÉNESIS (XXVI)

-¡¿Cómo te atreves a hablarme así, niñato homicida!? ¡Se nota que eres hijo de tu madre!

-¡Te hablo como me sale de los huevos! ¡Después de lo que le hiciste, esas palabras son lo menos que te mereces!

-¡¿Y tú qué sabrás, mequetrefe!? ¡Sólo lo que te ha contado tu madre, una entrometida y una hija de la chingada! ¡Dos mujeres que creé, y cada una me salió peor que la otra! ¡Y ahora vienes tú, un pinche chamaco de tres al cuarto, que pretende darme lecciones y que se permite hablarme como lo has hecho tú! ¡¿Es que no entiendes lo más mínimo de autoridad, de jerarquía, de respeto por los mayores!? ¡Pues no! ¡Qué pregunta! ¡Siendo tu madre quien es, ¿cómo habías de saberlo!? ¡Pues entérate bien, chaval: yo soy la autoridad suprema; y a mí nadie me tose! ¡Tus padres no entendieron eso; y tú tampoco, por lo que veo! ¡Te creías mejor que tu hermano y lo mataste! ¡¿Quién te dio autoridad para ello!?

-¡Yo me la di! ¡Porque era un lambiscón y un cobarde! ¡Tú le tenías aprecio porque era el único de mi familia que creía en ti; el único que te daba la razón! ¡Así de pendejo era! ¡¿Y me dices que se merecía vivir!?

-¡No deberías hablar en pasado, pues tu hermano ha adquirido algo que ni tú ni tus padres conseguiréis jamás: la vida eterna! ¡Sí, Caín: tu hermano vive desde el mismo momento en que lo mataste en mi reino! ¡Tú, en cambio, vagarás durante el resto de tus días con la marca de tu fratricidio sobre tu frente! ¡Nadie te acojerá en su seno; te cerrarán las puertas de todas las casas; caminarás errante por el desierto en busca de una gota de agua, de un pedazo de pan que llevarte a la boca!

Dichas estas palabras, el viejo extendió su diestra en dirección a Caín y éste notó poco después el impacto de algo en su frente; se llevó la zurda a la zona y la observó detenidamente. Tenía ante sí una sustancia verde y viscosa.

-¡Serás cerdo! ¡Me has arrojado mierda! ¡Y además vas de diarrea! ¡¿Cómo puedes ser tan guarro!?

Caín, que de por sí tenía un temperamento colérico e irascible, no toleró lo que consideraba una imperdonable afrenta. Sin pensarlo dos veces, se abalanzó sobre el viejo, que no esperaba semejante reacción, y comenzó a sacudirle puñetazos en la cara. Únicamente cuando se sintió agotado de golpear el otro se rehízo; entonces asió a Caín del cuello, que, espantado e inmóvil, con los párpados azules por la presión, aguardaba el golpe de gracia del viejo. Y todo habría acabado ahí de no ser porque Lucio, una vez más, llegó en el momento oportuno para agarrar la mano del viejo justo en el instante en que ésta iba a impactar conta el otro.

-¡¿A dónde te creías que ibas!? ¡¿Qué se suponía que ibas a hacer!? ¡Te tengo dicho que a éstos no me los toques! ¡Si no puedo evitar que te cargues a otros, ten por seguro que te coso a puñaladas si les tocas un pelo a los de esta familia!

-¡Ha matado a su hermano!

-¡Eso es otro asunto que nos concierne a él, a sus padres y a mí!

-¡Lucio, te estás pasando! ¡Yo ideé este juego!

-¡Y un carajo! ¡Tú creaste a los hombres! ¡Yo creé el resto!

¡Me llamó viejo asqueroso! ¡Merezco un respeto!

-¡¿Desde cuándo decir la verdad es faltar al respeto!?

-¡Lucio! ¡Soy tu hermano!

¡Para mi desgracia! ¡Yo no lo pedí!

-¡¿Acaso merezco que me trates así, de la misma manera que este desgraciado ha tratado a su hermano!?

-¡Ójala yo pudiera hacerte lo mismo que él le ha hecho al suyo! ¡Le envidio!

¡Pero Lucio!

-¡Mira, Yisus, te lo voy a dejar muy claro: lo que a ti te hace falta es un buen par de hostias y un polvo! ¡Las hostias son cosa mía! ¡Del polvo se encarga él, que folla mejor que yo! ¡Y ya has visto que también sabe sacudir; pero ése es un gustazo del que no quiero privarme!

Autor: Javier García Ninet,

un bohemio romántico.

Desde el fuego de mi perversidad.

23/10/2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s