UNA VIDA EN BLANCO Y NEGRO

*Texto presentado al sexto mundial de escritura por el grupo Nada nos detiene. Primera consigna: enumeración de las camas en las que he dormido.

UNA VIDA EN BLANCO Y NEGRO
La vida es algo tan fugaz y al tiempo tan miserable… Uno llega a sentir náuseas cuando lo piensa. No se elige nacer; es un contrato impuesto a punta de pistola, como aquel que dice. Luego vienen los dolores, los desengaños; y ni derecho a protestar tenemos. Una existencia breve y a un tiempo amarga; el sumum de las injusticias, si de verdad tuviera sentido culpar a laa naturaleza de nuestra suerte. Como diría Woody Allen, en este restaurante la comida es terrible y las raciones demasiado pequeñas.
Fui arrojado al mundo en un hospital público, como muchos; fue ahí, en una pequeña cuna, donde pasé mis primeras horas. Lo que ya no fue tan habitual fue el tiempo que pasé ahí; pues, aquejado de un tumor cerebral nada más nacer, pocos años después habría de regresar a dicho hospital y pasar interminables noches en cuidados intensivos, haciendo denodados esfuerzos por sobrevivir. Salir airoso de esa situación parecióme algo digno de admiración; y así pensaron quienes me rodeaban, tras haber estado a punto de atravesar las tenebrosas aguas del Leto.
Pasé mi convalecencia entre las mayores atenciones y cuidados por parte de mi familia, especialmente de mi padre y de mis hermanos. Compartí habitación con el otro varón, con quien me encariñé mucho; si estaba en casa, lo seguía allá adónde fuera; si salía, su ausencia me provocaba honda aflicción. Lo que más agradecía eran las noches en familia, todos en el comedor, viendo una película y conversando; y, si por ventura se iba la luz, aquello era el culmen de mi dicha. Todos a oscuras, buscando a tientas los fósforos y las velas; y nuestros torpes pasos acompañados de risas.
La adolescencia rompió con aquella época idílica. Mis hermanos ya hacían su vida; y yo, por mi parte, veía que debía afrontar mayores responsabilidades; y, lo que era peor, me daba ya verdadera cuenta de mis limitaciones; de aquellas limitaciones que me había dejado la operación de aquel tumor. Aquello vino acompañado por un acoso cada vez mayot, iniciado en los últimos años de colegio y continuado durante el instituto, con problemas de movilidad, una naturaleza enfermiza y unos nervios destrozados. Durante aquellos años llegué a aborrecer la vida y a lamentar el momento en que esquivé los envites de la muerte. Debía haberme quedado en la sala de operaciones, como mi compañero de habitación. Llegué a considerar la opción del suicidio, pero no tuve valor para llevarlo a cabo.
Gracias a mi padre conseguí superar la etapa del instituto; y aún me cuesta creerlo.
Después de aquello, dañado moralmente y con la conciencia de tener una existencia de antemano truncada, inicié la Universidad con la mirada centrada en la carrera, ya sin esperanzas de disfrutar de la vida, con la idea de que no sería más que un mero vegetal. Los estudios focalizaron mi atención y me distrajeron de mi miseria, al tiempo que me estresaron.
Casualmente conocí entonces a un tipo con el que acabaría entablando una larga amistad, que ya dura más de veinte años. Viendo mi soledad, a menudo me incitaba a salir. Por entonces ninguno de los dos vivía en la capital. Una noche nos llevamos la desagradable sorpresa de comprobar que habíamos perdido el último tren. No nos quedó otro remedio que acostarnos en el suelo, en una de esas calles recogidas y solitarias, para tratar de descansar un poco; no dormimos nada, acosados por las chinches.Otra noche me acompañó en el pasillo de la biblioteca, donde yo me había quedado estudiando para un examen. Yo no pegué ojo; él durmió perfectamente.
Hoy día comparto piso con ese buen amigo, ambos con sendas vidas descarriadas. Pienso en si algún día pudiera enderezar la mía y gozar siquiera de los últimos días, que ya atisbo cerca, antes de regresar a la blanca camilla del hospital, intubado y con problemas para respirar.

Autor: Javier García Ninet,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

01/11/2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s