SEAMOS SOLIDARIOS

La vanidad es uno de los síntomas de la insegueidad; a mayor inseguridad, mayor vanidad. Y el ser humano, acaso por la conciencia de su futilidad, es tremendamente inseguro. Claro, que depende de personas; mas por regla general impera la inseguridad.

Esta vanidad se ve alimentada a su vez por la sociedad en que vivimos, donde todo es pura apariencia. Uno debe demostrar lo que no tiene, lo que no es, tal como hacían los nobles durante la Edad Media, aunque ello les abocara a un dispendio descontrolado; aún a costa de empobrecerse. Porque la imagen es lo que cuenta. Los gobernantes lo saben perfectamente, y juegan con ello.

Durante tres meses el volcán de La Palma estuvo escupiendo ríos de lava que destrozaron a su paso viviendas y arrasaron el terreno; y, a la par que miles de personas lo perdían todo, los más mierda emitían intermitentemente, en el tiempo de publicidad, un mensaje que decía «La Palma. Seamos solidarios.» Ahora bien: lo llamativo de todo esto es que se apele a la sensibilidad ciudadana, pese a que la monarquía nos cuesta a todos los españoles casi 8’5 millones de euros -y eso por no mencionar las cuentas opacas que tiene el emérito en el extranjero, cuya investigación bloquean sistemáticamente PP y PSOE-; o pese a que la Iglesia Católica es la institución que más bienes inmuebles posee en el país y está exenta del pago de impuestos. Es decir: se pide al pueblo que sea solidario mientras persisten tremendas desigualdades sociales; y el colmo del cinismo es que son los mismos privilegiados quienes, sin mover un dedo por aquéllos para los que reclaman ayuda, piden que sean otros los que se rasquen el bolsillo. Pero es que, además, esos otros lo más probable es que accedan. Al percibir que se apela a ellos, sienten que de algún modo tienen la obligación; además: si tienen poco, pero pueden colaborar por mejorar la situación de otros, se sienten realizados; sienten que valen algo, que su existencia cobra sentido: si no fuera por ellos, los demás se morirían.

Esto me trae a la memoria, por cierto, lo que ocurrió cuando las inundaciones en Baleares. En aquel entonces Felipe VI acudió a una de las islas y preguntó si podía hacer algo por ellos. Un hombre le ofreció una escoba para que les ayudara a limpiar, y el rey la rehusó; ése era un trabajo demasiado innoble para alguien de su categoría; no podía rebajarse y ponerse a la altura de quienes no somos más que simples mortales. Ahí fue donde quedó bien retratado el monarca español. No era sólo el dinero que nos costaba, sino que no iba a mover un músculo por los demás, por si se herniaba.

Es más o menos la misma cantinela que envuelve el absurdo concierto «solidario» de La Palma y Madrid. No hay conciertos solidarios; los cantantes cobran de los organizadores aún antes de la venta de las entradas. Con esos conciertos se hace negocio, no sólo económico, sino también estético. Los cantantes se hacen un lavado de imagen y quedan como grandes personas. Si de verdad les importaran un carajo las personas que lo están pasando mal, pondrían dinero de su bolsillo. Cabe destacar que esas gentes no son precisamente pobres; tienen reconocimiento por todo el mundo, con millones de discos vendidos. Pero ahí aparece gente como Serrat, un taurino, como quedó demostrado en aquella famosa foto en que aparece junto a sus grandes amigos Bosé y Sabina, Alasca, Luis Miguel y otros muchos que se hacen la foto a la par que se llenan los bolsillos. Y quienes simpatizan con la clase de música de esas personas asisten, además, espoleadas por la idea de sentirse importantes; por la idea de pensar que con la compra de su entrada están salvando a alguien. Es sencillamente patético.

Autor: Javier Gaarcía Ninet,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

09/01/2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s