EN EL BOLICHE

*

-¿Qué tal? ¿Hacé mucho que esperás?

-¡Bah! Llegué hará cosa de cinco minutos.

-Mentís. Siempre te gusta venir por lo menos una media hora antes.

-Y si sabés que miento, ¿por qué carajo preguntás?

-Por ver tu reacción.

-Bueno, pues ya la habés visto. Y ahora hacéme el favor de retirar esa mano y de sentarte.

-¿No me la vas a chocar?

-Ni pensarlo. Todos sabemos la clase de cosas que hacés con esa mano. Y la verdad es que compadezco a Osvaldo.

-¡Pero si sos un boludo! ¡Estás lleno de prejuicios! Ya te he explicado cientos de veces las bondades y excelencias del onanismo; y yo siempre me lavo las manos. En cuanto a Osvaldo, te equivocás de medio a medio. Vos lo mirás desde tu prisma humano, antropocéntrico incluso; pero Osvaldo no entiende de eso. Y aún más: si viera la sustancia gelatinosa en que estás pensando, te aseguro que le gustaría; su paladar es muy distinto del nuestro.

-¡Polanco! ¡Estamos en un boliche! ¡Acá hay gente comiendo! ¡Y yo también quiero comer! ¡No menciones esos temas justo aquí y ahora!

-Perdoná. Javier hizo un comentario y yo sólo me defendí. Por otra parte, no creo estar platicando en voz elevada; si me oyen y les disgusta lo que digo, que no hubieran parado atención. Aunque el tema en sí no se ha mencionado; ustedes comprenden porque lo conocen.

-No digás boludeces. Aunque no conocieran el tema, es fácil deducir de qué hablaban. Vos le ofrecés la mano y él se niega a dártela. No hace falta ser un genio para deducir. Y recordá: quiero comer. ¿Cómo carajo querés que coma si estoy pensando en eso?

-Todos ustedes están llenos de prejuicios. ¿Cuál es la diferencia entre lo que yo hago y lo que hacen ustedes? Que ustedes necesitan de otra persona y yo me valgo por mí mismo. Julia, vos me decís que no te podés sentar a comer un buen filete si platicamos sobre mis masturbaciones; pero, en cambio, sos perfectamente capaz de pegar un polvo con Javier y con Celia y acto seguido deborar todo el menú mientras pensás en la experiencia vivida.

-¡Polanco! ¡No es el momento ni el lugar! ¡Y no tengo ganas de platicar sobre mi vida sexual con tantos desconocidos a mi alrededor!

-No; claro que no. Nunca es el momento ni el lugar. Es un tema tabú para ustedes. La religión nos dice que está mal; desde niños crecemos reprimidos y nos da miedo que otros nos vean, sobre todo si son nuestros padres. ¿Acaso las bestias tienen aalgún pudor? ¿Acaso no lo hacen delante de otros? ¿Acaso los chimpancés beta no usan la mano? ¿Acaso nuestros ancestros no eran mucho más liberales que nosotros?

-¡Basta ya, Polanco! ¡No me vas a convencer! ¡Quizá tengas razón y todos estemos llenos de prejuicios! ¡Quizá vos seás la única mente privilegiada de toda la Argentina y de todo París! ¡Pero no pienso platicar sobre mi vida sexual ni sobre onanismo! ¡Y no debo darte ninguna explicación!

-Por favor, Julia, calmáte. Ya sabés cómo es este tipo. Siéntense todos y tengamos la velada en paz.

-Ustedes son injustos con este hombre.

-¡Gonzalo! ¡Cómo no! ¡Vos tenías que llegar para poner la guinda a la conversación! ¡Siempre el buen amigo de Polanco, el que sale en su defensa! ¿Están seguros de que ustedes dos no se acuestan? Porque lo parece.

-¡Javier, por favor, no mames!

-No mames vos. Dejá de chingar y siéntense ya.

Gonzalo era un ser especial; era el mejor amigo de Polanco, por no decir el único. Los demás éramos para Polanco simples peones en quienes se apoyaba ocasionalmente para pasar el rato; y él, a su vez, no era para nosotros más que un compañero de partido, un revolucionario que, a decir verdad, era más bien un revolucionario de palabra; aún quedaba ver si tenía huevos de empuñar una pistola. Y Gonzalo, siempre a punto para defenderlo, parecía su lazarillo. Tenía una actitud tan servil, tan dócil, que me cargaba. Desde luego, nuestro grupito era de lo más heterogéneo. Esos dos rompían mi armonía con las dos mujeres.

*Eescrito basado en el libro de Cortázar 62. Manual para armar.

Autor: Javier García Ninet,

un bohemio romántico.

Desde las tinieblas de mi soledad.

14/01/2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s