DE ORIGINE STULTORUM MAXIMORUM

Quizá la publicación anterior, que pretendía abordar el surgimiento de este defectuoso ser que, pese a su escasa producción de materia gris, ha llegado a poner contra las cuerdas a los homines illustres, se quedó incompleta; no llegó a tratar el tema en profundidad. Me excuso por ello y me dispongo a enmendar mi ierror, no sin antes apuntar que, si bien la primera parte de mi exposición adolecía de carencias, las mismas son justificables; pues, tanto para quien escribe como para quien recibe la información un texto largo puede ser excesivo. Si el primero se cansa de escribir, el segundo se satura; hay un momento en que abandona la lectura, aún a riesgo de perder valiosos conocimientos.

Así pues, sin más preámbulos continuemos con el estudio:

La alteración del cromosoma 15 que se produce en los stulti maximi, lejos de deberse al azar, viene programada por las altas esferas del poder. Los medios son muy sencillos: una propaganda feroz lanzada a través de los más mierda, bien a través de los informativos, bien a través de procedimientos que pretenden mostrar una cara amable y divertida, más convincente que la anterior, porque pretende ahondar sus raíces en la inocencia, sin que los individuos se percaten de cómo caen en las redes de esa terrible araña que inclemente se acerca a ellos para devorarles los sesos; esto es: a través del ocio, bien sea mediante películas o mediante videojuegos. Es así cómo el cine se cuela en sus vidas y cómo les transmite unas determinadas pautas de conducta; cómo la violencia más gratuita y absurda se instala como algo completamente normal y plenamente justificable; e, igualmente, la agresividad se va incrustando en la mente de estos seres, que automáticamente son privados de la capacidad de raciocinio. El diálogo queda desplazado; el diálogo no forma hombres dignos, hombres fuertes,hombres modelo como los que nos muestra Jólibud, hombres que puedan salvar el mundo desde Gringolandia. El diálogo no es posible, porque el mundo se nos muestra desde la dicotomía de buenos y malos; y tal dicotomía no se resuelve mediante un razonamiento al cual es imposible llegar. Y, por supuesto, para obtener esos músculos de fantasía, esos músculos que proporcionan los esteroides y otras mierdas, la lectura queda desplazada y abolida. La cultura muere.

Llegados a este punto, resulta curioso señalar la diferencia en el trato de las películas de violencia y las pornográficas. La primera distinción se da en el nombre que reciben las primeras, a las que se refieren los más mierda como películas «de acción», sin reparar en que una acción puede ser el mero hecho de cagar o de echar mierda por la boca. La segunda, quizá más evidente que la anterior, la encontramos en las franjas horarias: Así como las películas pornográficas tienen un horario específico, para mantenerlas fuera del alcance de los niños, como si fueran un fármaco, las películas de violencia se muestran a cualquier hora; a lo más a lo que se llega es a catalogarlas según las edades para las que están recomendadas. ¿Por qué no se hace lo mismo con las películas pornográficas? Acaso la respuesta se halle en una confluencia de intereses<.

Por una parte, la industria armamentística es la que domina el mundo, la que tiene más fuerza en Gringolandia, el país que más invierte en la misma desde principios del siglo XX, con capacidad para poner y quitar presidentes, tanto en su país como en el resto. Si la violencia es lo que priva, las armas de fuego obtienen salida en el mercado; los stulti maximi se harán con buena parte de ellas; y, si no lo consiguen, matarán con «arma blanca»; y el Estado, por su parte, se defenderá con armas de fuego. Desestabilizar, dividir, vender, imperar. Y no olvidemos que todos estos individuos se han visto privados de toda capacidad de raciocinio y de crítica; y que, por tanto, son muy manipulables.

Ahora bien, ¿qué ocurre con el sexo -con el porno, en terminología griega-? Por una parte, el sexo es una muestra de amor, un sentimiento que está enfrentado por definición a la violencia. Las personas que aman no se muestran agresivas; las personas que aman se muestran receptivas y dialogantes; y ello lleva a pensar, a leer, a ser crítico. Tampoco podemos olvidar el poder que tiene la Iglesia Caótica Apestosa y Marrana desde hace siglos a lo largo del mundo. Para la Iglesia el sexo es pecado; y lo es porque es un instinto primario, necesario para todo animal. Se le dice a un individuo que el sexo y el placer son una muestra de debilidad, una mancha, y éste va a sentirse culpable; va a aceptar su inferioriddad y su sumisión.

Acaso esta exposición haya servido para despejar la niebla que envuelve a estos seres mentalmente mutilados.

Como conclusión aportaré la siguiente frase sesuda: más follar y menos violencia.

Autor: Javier de García y de Ninet,

un bohemio encabronado.

Desde las tinieblas de mi soledad.

08/04/2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s